ISO6400 #017 Foolish

ISO6400 es sinónimo de error, granulado, último recurso y situaciones poco favorables. En Waves Magazine, éste es un espacio donde amigos pueden exponer sus fotografías para que no queden en el olvido. Esta semana, Patricio Maldonado utiliza el arte como un método de sanación ante la represión sexual fomentada por la religión, llegando a términos con el pasado y el saber dejar ir.

La sexualidad me generó dudas desde muy temprana edad. No era tanto el acto de experimentarla, sino que estaba ligada a la represión y se le adjudicó un grado de maldad. Crecí, como muchos a mi alrededor, en un entorno sumamente religioso. Mi familia predicaba valores muy conservadores y la sexualidad, en especial la no arquetípica, siempre fue vista con cierto grado de desprecio. Era un tema del cual no se hablaba, y algo que mucho menos se practicaba.

Conforme fui creciendo las personas a mi alrededor comenzaban a descubrir más aspectos de la sexualidad; desde roces entre dos personas al caminar, hasta pequeños besos a escondidas en el salón de clases, o la masturbación. Pero en mi mundo nada de esto sucedía, estaba condenado a la represión. Como si estuviera atado a la castidad.

Mientras sucedía todo esto, comenzaron a surgir otros temas que dificultaron la situación. Uno de esos fue mi orientación sexual. No me atraían las mujeres y sentía cierto hormigueo cuando otros hombres se me acercaban. Aquí fue donde se generó una confusión inmensa: si no debía sentir nada sexual y lo único que me atraía era los hombres, lo cual significaba un pecado, entonces, ¿cómo podía rescatarme?

No fue sino hasta la llegada del vello, y con ello la de los cambios físicos, que comenzó mi despertar sexual. Claro, de manera distinta a la de los demás. Nunca lograba alcanzar mis deseos sexuales; la obsesión y el castigo continuaban hablando en mi cabeza, diciéndome que lo estaba cometiendo era un acto lleno de malicia. Parecía que así lo había aprendido.

Fue todo este caos el que ayudó a que surgiera el arte como un método de rescate en mi vida. Era así como me liberaba de momentos y escenas en donde no podía lidiar con mis conflictos. También me ayudaba a crear mundos donde el dolor y el castigo no existían. Esos eran mis mundos, yo creaba mis reglas. Era mi universo. Era perfecto.

Duré años en este círculo vicioso donde escapaba de la realidad. Me recetaron un sinfín de medicamentos y antidepresivos para lidiar con mi pesadumbre cotidiana. Después de años de terapia y un proceso de aceptación inmenso hacia mí mismo, empecé a explorar más a fondo lo que realmente conlleva la sexualidad. Ese acto íntimo donde una, dos, o más personas unen cuerpos, fluidos y sensaciones para generar algo de lo que muchos han tratado de explicar por años.

Así fue como se desarrolló esta serie fotográfica. En mis fotos trato de reconciliarme con mi pasado y dejarlo donde pertenece. Los personajes que se muestran suelen portar expresiones de gran contraste, algunas casi maniáticas. También llevan consigo prendas y accesorios que no tienen coherencia unas con las otras, mostrando así la infantilidad y el miedo a crecer. Pero, aun así, el maquillaje y las expresiones corporales pretenden mostrar cómo estos mismos personajes buscan desesperadamente su liberación sexual y emocional.

Pareciera ser que siempre estamos buscando una versión de la paz y que a veces también buscamos la locura que por tanto tiempo se nos arrebató. Siempre estamos tomando nuestro pasado y ordenándolo, consciente o inconscientemente. Pero por primera vez, al menos en esta serie fotográfica, los personajes y yo no queremos llorar más en ese proceso. Buscamos gritar, correr y de alguna forma mostrar el exceso de felicidad que nunca existió. Aunque sea absurdo y a veces una mentira.

2.73.84.25.16.37.48.59.1010.911.11

Para ver más del trabajo de Patricio Maldonado puedes dar click aquí.
¿Quieres participar en ISO6400? Manda correo a
hola@waves-magazine.com
Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.