Esto Es Para Esto #003 Los espacios vacíos o Aldebarán

Por: Carlos Blanco.

Esto Es Para Esto surge de una necesidad de ser visto, un espacio donde las inquietudes cinematográficas y las virtudes narrativas pueden ser y dejar ser. En esta edición, Carlos Blanco nos habla un poco más acerca de la video instalación que tuvieron en PreMaco.

Algunos, en una época de la que ninguno de nosotros tiene certeza, decidieron cómo debíamos pasar nuestros días. Establecieron palabras, gestos, puntos de vista y formas según su ubicación geográfica y cierta posición. Cada uno en sus inicios produjo historias que rigieron particularidades: lograron registrar hazañas y tragedias que perduraron en distintos materiales a través del tiempo. Nos regimos (torpemente) por ese registro.

Está escrito por ejemplo que Aldebarán es la estrella más brillante de la constelación de Tauro y la decimotercera más brillante del cielo. Su nombre proviene del árabe cuyo significado es «la que sigue», en función del orden que sigue en su recorrido por las constelaciones.  Situada a 65 años luz de distancia de nosotros, ​Aldebarán es una estrella gigante color naranja de tipo espectral, 425 veces más luminosa que el Sol; además de ser un sistema binario por tener una compañera pequeña con la que se comunica condicionando su existencia por medio de la referencialidad, Aldebarán.

Los espacios vacios

Unos y ceros. Luego otros

En el marco del festival PreMaco se montó una serie de exposiciones interdisciplinarias, simultáneas en distintos espacios del área metropolitana de Monterrey a cargo de Transliterado, entre las cuales figuró una instalación de Esto Es Para Esto: un conjunto de televisiones análogas de distintos tamaños y épocas, en unas la distorsión en blanco y negro a falta de señal, en otras, un cortometraje repitiéndose continuamente en el cual se muestra una superposición de elementos, imaginarios convencionales, programas de tv o videojuegos, señales del espacio, entre otras cosas.

Un rasgo de la vida que todos comprendemos es justamente el hecho de que dos o más fenómenos (que pueden ser enigmas o conflictos), se presentan de modo simultáneo en un mismo cuerpo. Es decir, existen posibilidades infinitas ante algún acontecimiento (puede dolernos la cabeza en medio de una discusión, morirse nuestro perro, ganar un premio, ver la muerte de un ave, todo en un mismo momento.

Aldebarán muestra eso, la naturaleza de las cosas que nos rodean, la acumulación de representaciones, registros y la medida en que manipulamos dichos materiales (y ellos a nosotros). Pienso en la historia del gato encerrado en la caja y la ambigüedad de su destino en las manos de un científico y algunos materiales peligrosos.

Aldebarán

Ceros y unos

Detrás de toda superficie hay un umbral. Creemos que el Sol es la estrella más luminosa del sistema pero ahora sabemos que existe Aldebarán. Lo que conocemos es apenas una parte de la realidad que podemos ajustar con la fantasía o la ficción. Colocar un espejo para depositar figuras y sonidos, luego asomarnos. Ser conscientes que algunos fenómenos forman grietas que pueden ser llenados con discursos, ideologías, banalidades o silencios.

(Pienso ahora en El libro de las imágenes, el último film de J-L Godard que vi hace unos días, luego de ver la exposición. El director experimenta con un sinfín de lenguajes y formas, superpone imágenes, dota de sentido fragmentos creando una línea del tiempo con acontecimientos colectivos, pero desde la particularidad de su silla, en su escritorio)

Entre otras cosas, por ejemplo, en la inauguración del festival PreMaco, un hombre desconocido para mí, pero que otros escuchaban con atención sentados en el piso o parados, mencionó que faltaba poco para la muerte del arte (a propósito de la serie de exposiciones conceptuales, situacionistas algunas y ocurrencias, quién es quién, justo ahora, para enjuiciar algo en medio de tanto)

Existe un abanico grande de géneros, discursos, formas, fondo, referencialidades e imágenes. Constantemente nuestros días se van llenando de nuevos significados. Alguien escribe algo actualizando tal teoría, tal procedimiento, ampliando tal fenómeno. Cuestionamos cosas desde diferentes posicionamientos. Vemos una cosa desde un lugar y al movernos un centímetro establecemos diferencias en el registro presente de la humanidad (podríamos preguntarnos para qué)

Alguien decide cuestionar sus días, anotarlos, montar una cosa con su propio registro y colocar su libreta bajo una lámpara. Alguien fabrica un robot. Otro una pintura. Alguien toma una fotografía del espacio íntimo de sus seres queridos y las coloca en la pared. Otro toca la batería. La decisión de mostrar, de manipular mínimamente algo para provocar mínimamente algo en otro, es un esfuerzo. La recepción de ello es otra cosa. La crítica de ello y su ubicación en una poética, tradición o ismo es otra cosa. Limitar algo entorpece el registro, sea cual sea la intención.

Decir, sabiendo todo esto, que el arte está a punto de morir, es algo imbécil. Sobre todo porque la modernidad evidenció el ciclo constante en el que se encuentra lo que llamamos arte y lo relativo de la creación. Quien ignora todo esto puede salir librado.

(Pienso ahora en la escritura como ensayo, había estado hablando sobre eso con un grupo de amigos: Reseñar los días, crear un diario donde se puedan depositar los sueños, inquietudes y sensaciones. Los paréntesis son huecos que podemos manipular, experimentar con las palabras y representar en el espacio en blanco la lectura de las cosas que conocemos, con la intención inicial de dialogar con algo en nuestro interior y con la esperanza de que alguien más pueda continuar o entender nuestra conversación interna)

Deleuze decía que el juicio impide la llegada de cualquier nuevo modo de existencia. Lo ideal sería sentir si nos convienen o no, si nos aportan fuerzas o bien nos remiten a las miserias de la guerra, a las pobrezas del sueño, a los rigores de la organización y la estupidez.

Aldebarán es una grieta, un paréntesis dispuesto a ser llenado ( )

La próxima proyección de Esto Es Para Esto tendrá lugar el Domingo 17 de Febrero en la Cineteca NL, donde se estarán presentando varios cortometrajes. Más info en el evento de Facebook.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.