Entre Olas #037 Anagrama pt. I

Texto y Fotos: Rubí Cruz

Entre Olas es un espacio donde amigos hablan de la vida contemporánea y las diferentes virtudes de la juventud descontrolada. Esta semana, Rubí Cruz escribe una carta de amor.

RubiCruz_WavesMagazine_13

No midas mi amor respecto a la última vez que me escuchaste decir “te amo”. El tiempo no es la balanza, porque sé que han pasado meses y, sé también, que no te he amado menos.

Ahora no se manifiesta en palabras volando hacia tu oído sino en pensamientos, es una onda metafísica. Te pienso y te amo, y en ese instante sonríes sin razón en tu cuarto.

Sólo quería recordártelo, esto ya era para siempre. Puedo sonar amenazante cuando hablo de la inmensidad de la existencia y de sus acontecimientos perennes, porque todo aquello más inmenso que nuestro ego nos asusta, pero, es cierto. Tan cierto como las aves que emigraron de tu estómago a mi hombro cuando me acerqué a ti por primera vez, “aquí perteneces” me susurraron. Tú sabes que detesto a las aves, siempre me han parecido seres horribles, sin embargo, aquel día me enamoré de ellas y de ti.

RubiCruz_WavesMagazine_11

Dicen que el amor es una decisión que se debe tomar a diario, es curioso porque yo ya lo llevaba impregnado. Te estoy diciendo que yo ya llevaba tu amor impregnado en mí desde antes de conocerte, ¿sabes? de todo lo que uno recibe en sí mismo al nacer y desarrollarse como ser existente, esa fue la única cosa que acepté de manera natural para que me formara. Durante 20 años tu presencia fue imperceptible, no entendía qué era pero sabía que tenía una una especie de semilla en mi pecho queriendo brotar. Esa semilla me hacía pensar que tal vez, a pesar de lo desteñido en mis colores, valía la pena esperar el sol que la hiciera florecer. Ese sol eres tú, el sol y la semilla, el sentido, la razón.

“La vida no tiene sentido alguno, es uno mismo quién logra dárselo a través de los años” escuché decir afuera de un bar a una mujer mayor que yo sin una esperanza mayor a la mía. Mi esperanza estaba intacta porque no tuve que pensarlo: yo te elegí a ti. Bueno, tal vez no fui yo conscientemente, ¿cómo se le llama a eso que existe antes de que nazcas pero en la línea del tiempo universal siempre te estuvo esperando? no lo sé, el punto es que eso eres para mí. No me siento lo suficientemente sabia, pero, sí lo suficientemente libre para tomar esa clase de decisiones, dejé de temerle al tiempo cabalmente cuando tomamos rumbos distintos.

Porque, amor, sé que ya te lo dije pero,

han pasado meses y yo no te he amado menos.

RubiCruz_WavesMagazine_12

¿Quieres participar en Entre Olas?
Manda tu texto a hola@waves-magazine.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.