Love Death & robots reseña

Love, Death & Robots, las cenizas de las máquinas

Por: Diego Gerardo.

Love, Death & Robots es una antología de cortometrajes creada por Tim Miller (director de Deadpool y artista de efectos visuales). En 2004 un corto suyo fue nominado al Óscar por mejor cortometraje animado: Gopher Broke. Con esta experiencia en el mundillo de la animación, Miller junto a David Fincher, Joshua Donen y Jennifer Miller, producen esta siguiente antología.

La serie recopila 18 cortometrajes sobre el amor, la muerte y robots, cada uno dirigido por distintos directores y estudios. Cada capítulo existe de forma independiente; un ejemplo de este tipo de antologías es Genius Party (2007) de Studio 4°C, recuerdo que estuvo en un tiempo en Netflix y fui el joven más feliz durante mucho tiempo hasta que la quitaron; artistas como Shinichirō Watanabe (Cowboy Bebop, Samurai Champloo) y Masaaki Yuasa (Tatami Galaxy, Devilman Crybaby) hacen su aparición en esta recopilación.

LDR06

Existen un montón de antologías de la misma naturaleza y están muy chidas, permiten a sus creadores a experimentar con distintos estilos de arte, de dirección y desarrollar tramas pequeñas que no dan para un largometraje.

Por ejemplo, en Love, Death & Robots un capítulo es literalmente una persecución, el protagonista persigue a una chica que observó cómo él asesinaba a alguien muy cercano a ella; los 12 minutos que dura el episodio están llenos de tensión, la atmósfera es sofocante y en unas escenas se refuerza esto con una tensión sexual impresionante para después continuar la persecución por una ciudad salida de un cómic. Gran parte de la acción se da en las calles, y la dirección se las arregla para ponernos tensos y agobiarnos con el simple movimiento de agitar la cámara muy fuerte a cada paso.

Es increíble lo mucho que pueden empujar una trama tan sencilla, esto es la gracia de la serie, experimentar con guiones sencillos y darles un toque y sabor único para que los espectadores lo encuentren innovador y fresco. También, que cada capítulo sea auto conclusivo y exista de forma independiente de uno a otro; facilita su consumo. Puede que un episodio sea más emocionante que el anterior, o incluso tome un tono más pausado y reflectivo, de la agobiante persecución a un pequeño relato de cómo el Yogurt conquistó al mundo.

LDR10

El amor y la muerte son cosas que todos hemos lidiado de una forma o no, son temas conocidos que tal vez muchos esperaban un tratamiento más serio pero la serie apunta hacía el entretenimiento, de vez en cuando tiene uno que otro momento de reflexión, pero creo que no hay que agüitarse y disfrutar de la serie porque hay mucho talento en escritura y animación, muchas horas de trabajo para lograr a cabo estos 18 cortos. Claro, el machismo ahí arruina un poquito lo bonito, la verdad la ciencia ficción necesita madurar urgentemente y abandonar esa estética de chavas siendo atacadas por aliens y salvadas por vato musculoso con una pistola de rayos láser; ya no estamos en los años 20, no mamen.

LDR09

Love, Death & Robots es de las cosas que realmente digo que vale la pena pagar un mes de Netflix; quiero ver experimentación, cosas fuera de lo común y divertidas, la serie ofrece eso en 18 capítulos con una excelente ejecución en cada uno. Me quedo con muchas ganas de ver si de aquí saldría una segunda temporada o un derivado con distintos temas. Aun así, con sus problemas la serie merece un vistazo, hay un capítulo donde vemos morir a Hitler varías veces, eso ya merece la pena.

Love, Death & Robots se encuentra disponible en su totalidad a través de Netflix.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.