Feliz Navidad les desea su buen amigo Krampus

Por: Diego Gerardo.

Lo primero que vemos al empezar Krampus (2015) es un montaje de personas siendo víctimas del capitalismo, entrando a una tienda para comprar los regalos navideños, aplastando a los trabajadores, empujándoles y tirándoles de las escaleras; riñas por pantallas de plasma, osos de peluches, ropa, celulares, los consumidores siendo electrocutados por tasers de parte de los guardias del lugar. Las largas filas para pagar, la mirada de cansancio y desilusión de los cobradores y de los compradores. Un plano general nos muestra todo el conflicto con música de la época bajo una corona navideña.

El mundo nos ha contado que la navidad significa unión, familia y amor, pero desde hace bastante tiempo esos valores se han perdido, han sido consumidos por el consumismo (vaya juego de palabras terrible).

La película centrará su atención en la familia del joven Max Engel (Emjay Anthony), el conflicto comienza cuando llega los parientes de parte de la mamá de Max: sus tíos, tres primos y perro. Tras una pequeña discusión con sus primas porque descubren que Max sigue creyendo en Santa, Max destruye su carta y deja de creer en la navidad, lo cual termina convirtiendo a su familia en presa del Krampus.

Krampus es una criatura de la Europa Central encargado en castigar a los niños malos, es la contraparte de San Nicolás, un ser con patas de cabra que lleva consigo una canasta donde encierra a los niños para llevárselos al infierno y después devorarlos al igual que Saturno con sus hijos.

El filme de Michael Dougherty cumple a la hora de plasmar a la criatura como lo que es, aunque aquí añaden que Krampus tiene como ayudantes a unas galletas de jengibre y juguetes que se llevan gran parte de la película peleando con la familia de Max.

El humor es infantil pero perfecto para una película para ver en familia; aterrorizar a tus hijos de por vida con el Krampus para que empiecen a portarse bien es algo maravilloso, pero más que eso la cinta nos muestra como los miembros de la familia disfuncional de Max poco a poco se van uniendo y queriendo aún con sus defectos.

La carta que Max hace mil pedazos al inicio, él le pedía a Santa que las navidades volvieran a ser como lo eran antes, todos reunidos en la mañana del 25 abriendo regalos, tomando chocolate caliente entre risas y abrazos, eso es un sentimiento que hemos perdido con el paso del tiempo, la llegada del Krampus a la vida de Max es para enseñarle una lección por las malas, a lo mejor muchos de nosotros necesitamos que el Krampus nos empiece a cazar.

Fuera de eso es un filme regular, fácil de disfrutar con la familia y los amigos.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.