The Hunt, el arte de provocar

Texto: Diego Gerardo

Muchas veces, nuestras creaciones pueden contener mensajes políticos o sociales sin que nosotros nos demos cuenta; podemos colgar algo en internet y cualquier desconocido puede aportar una interpretación totalmente distinta a la tuya como autor. En ejemplo es cómo los videojuegos de The Sims son una oda al consumismo, en sus mecánicas la respuesta a la felicidad se obtiene solamente consumiendo, tu sim encuentra valor en lo material y si tratas de jugar con una perspectiva anticapitalista tu personaje no tardará en morirse del aburrimiento y/o tristeza.

No es que sus creadores hayan querido lavarnos el cerebro, más bien, lo veo como una representación/parodia al estilo de vida estadounidense y la cosa es que, todas estas opiniones y lecturas vienen de gente con distintos puntos de vista que pueden analizar tu pieza en base a sus experiencias y estilos de vida, te presentan una perspectiva totalmente nueva. The Hunt no entra en esa categoría, esta película está hecha con conciencia de su contexto social y político de su país de origen (y de varios) para crear una comedia que provoque a ambos lados.

The Hunt de Craig Zobel es una película de battle royale, un grupo de gente se despierta en un bosque amordazados, les entregan armas para defenderse y al minuto los empiezan a acribillar con todo tipo de armas; el bosque está lleno de trampas y tiene esta hermosa secuencia donde va rotando de protagonista. Al inicio te venden la idea que será la historia de una chica inocente tratando de sobrevivir, pero le vuelan la cabeza y pasamos a un chico blanco heterosexual que sabe manejar armas y se preocupa por los demás, pero pisa una mina y sale volando por los aires y así vamos cambiando hasta conocer a la protagonista real: Crystal (Betty Gilpin), una veterana metódica, fría y sarcástica que sabe defenderse y no necesita ayuda de nadie más.

Si bien, la película recuerda bastante a otras del género como Battle Royale (2000), donde la sociedad escoge a un grupo de estudiantes aleatorio para matarse entre ellos para mejorar la estabilidad económica del país (sigo sin entender cómo, pero va), y The Hunger Games (2013) donde los ricos crean un juego para que los pobres se maten entre ellos y disfrutar de eso. The Hunt tiene un poco de lo último, aquí los millonarios no disfrutan del sufrimiento ajeno, si no que ellos lo provocan (como en la vida real).

Después, aprendemos que la gente que los ricos escogieron para cazar son xenófobos, homofóbicos y racistas. Estos ricos son grupo de gente que se la pasa en foros de internet conversando sobre teorías conspirativas, como esa que habla de gente rica cazando a gente pobre por deporte. Aparte de ricos, también son de esas personas que se mantienen al margen de lo políticamente correcto de forma extrema y se creen superiores a los demás; no te ven como un ser humano, si no como una escoria.

Craig Zobel (director) se burla de ambos lados, del conservador y del liberal por estar tanto tiempo perdiendo tiempo en odiarse (en este caso matarse) mutuamente en vez de conocerse y discutir los problema. Y es que, ambos grupos sufren de superioridad, ya sea por orgullo de mantener sus ideas o por ser una persona moralmente correcta; es este narcisismo que termina acabando con ellos mismos. Al final, Crystal la única que se mantiene de pie por no caer en extremos y mantenerse al margen.

The Hunt es una cinta muy divertida que se disfruta más viendo sin saber mucho de su trama, incluso, a inicios mantiene un estado de terror que lo lleva bastante bien pero luego cambia de tono para crear una comedia. Es una película para apagar el cerebro, burlarte de los demás y de tí mismo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.