Horse Girl, el miedo de un día perderlo todo

Texto: Diego Gerardo

Tocar fondo es duro, la caída es despiada y el momento de choque es aún peor. La semana pasada escribía sobre Color out of Space y la decadencia a la locura de sus personajes, en esa película sabemos quién es el causante de dicho descenso y eso le quita algo de emoción al ambiente; todo lo contrario a lo que Jeff Baena (director y guionista) y Alison Brie (guionista) lograron en Horse Girl.

Estos dos nos presentan el mundo desde la perspectiva de Sarah (Alison Brie), una chica tímida cuyas únicas pasiones son las artesanías, los caballos y ver series de crímenes sobrenaturales. Fuera de eso no tiene mucho que presumir, cero amigos y cero novios; tras una noche después de tener un sueño extraño, su mente le empieza a jugar bromas pesadas.

Desde despertarse en medio de una cabina telefónica hasta abandonar su coche en frente de un semáforo, su mente empieza a presentar lagunas mentales que a primera vista para nosotros (la audiencia) pueden ser por su sonambulismo, pero cada vez que estos ataques ocurren, la situación se torna más tenebrosa.

El pánico de Sarah empieza por ese sueño extraño donde se encuentra acostada boca arriba en un cuarto blanco, a su derecha se yace tendido un señor de 40 años y al otro lado, halla una chica de su edad en la misma posición; la toma termina con Sarah viéndonos directamente como advertencia: “Aquí empieza lo malo”.

Lo que también preocupa a la protagonista es su historial familiar; su abuela padecía de esquizofrenia y durante su infancia escuchó las historias sobre sus ataques, de cómo solía hablar con las paredes y decir que venía del futuro. La idea de su abuela se atasca mucho en su cabeza al ver el gran parecido que tiene con ella. Tras realizar una ardua investigación (en la internet) empieza a considerar que tal vez que es un clon de su abuela y que está siendo abducida por alienígenas.

La experiencia cercana que tuvo Alison Brie en su vida personal con las enfermedades mentales es un gran factor de la existencia de este filme, puesto que su abuela también padeció de esquizofrenia y también Alison creció escuchando las historias de sus ataques, durante todo este tiempo tuvo que vivir con el miedo de un día llegar a  pensar que todo es falso y tus relaciones no existen: toda tu vida es una mentira.

Es una cinta donde el conflicto es interno y no por agentes exteriores como en Color Out of Space; se limita a enfocarse en el personaje principal y su decadencia. La actuación de Alison es increíble y transmite todos los sentimientos de una forma honesta y humana; también, puede deberse a que gran parte de los diálogos fueron improvisados, dando así una libertad a los actores de comportarse como tal vez ellos se comportarían en tales situaciones.

Es una experiencia increíble que te adentra en su mundo fácilmente, es una situación que le puede ocurrir a cualquiera y la película realmente te desorienta para sentir el infierno personal por el que Sarah está transitando. Un día nosotros podemos ser Sarah.

_

Horse Girl se estrenó el 7 de febrero en Netflix y actualmente sigue disponible en la plataforma.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.