Booksmart Movie

Booksmart, está bien cometer errores

Por: Zara Plesuski 

A todos nos han dicho alguna vez que los años de la preparatoria son “los mejores años de tu vida” y la pregunta que más abunda en mi cabeza después de este dicho es “¿los viví lo suficientemente bien?”. Sinceramente el solo pensarlo es aterrador ya que solo se colecciona una eterna ansiedad de lo que hubiera pasado si… y lleva consigo el pensamiento de que la adultez está a la vuelta de la esquina, cosa que viene con responsabilidades y la necesidad de madurar.

MV5BMjEzMjcxNjA2Nl5BMl5BanBnXkFtZTgwMjAxMDM2NzM@._V1_

Booksmart (2019) es la comedia coming-of-age de la generación que son jóvenes actualmente, la película va de la noche donde dos mejores amigas que, después de haber entregado su vida a la escuela, deciden ir a desquitar sus años a la fiesta de graduación.

Superbad (2007) es una película que se le compara mucho a Booksmart ya que la trama es altamente parecida, pero al ver Superbad, no es una película con la que uno hoy en día se sienta muy identificado ya que es totalmente otra generación.

1_C5YxZlPkQ9xeL1ulgPRf2g

Antes de empezar con la reseña, hablemos un poco del mejor recurso: el soundtrack. El soundtrack es una joya muy bien curada que alcanza el ritmo de la película. Este incluye artistas muy modernos como Lizzo, Death Grips, Sofi Tukker, entre otros. Aunque los artistas sean de géneros muy distintos, es un rasgo de la generación ser multi-diverso, tener en tu playlist algo de trap y algo de shoegaze.

Booksmart es moderna y fresca, la cual se puede atribuir a que es el debut directorial de Olivia Wilde y a tener dos mujeres protagonistas: Amy (Kaitlyn Dever) y Molly (Beanie Feldstein). Se siente como un clásico ya que captura perfectamente el contexto de la generación, es decir, los personajes de la película aunque no muestren ser fuertemente social justice warriors, simplemente interactúan involuntariamente con los estándares sociales de esta generación; es como si estuvieses viendo a tus amigos convivir. Muestran a Amy como una mujer lesbiana y a su mejor amiga Molly apoyándola y motivándola a hablarle a la chica que le gusta, normalmente como en todo tipo de amistades.

MV5BMTc3Nzc2NjM0NV5BMl5BanBnXkFtZTgwMDQyNzc1NzM@._V1_

Para Amy y Molly era muy importante hacer la preparatoria con excelentes calificaciones y pasar a excelentes universidades, de este modo no rompen las reglas, no se van de fiesta o no se divierten por así decirlo, en conclusión: son unas nerds. Durante el principio de la película todo esto va cambiando cuando Molly se da cuenta que ha subestimado a sus compañeros que sí rompen las reglas, que sí se van de fiesta y sí se divierten; ellos también tienen increíbles prospectos para su futuro, como universidades u oportunidades trabajos. De este modo Molly convence a Amy de ir a la mejor fiesta de graduación de la noche para desquitar todos los años de estudio y romper las reglas un poquito.

El intento de Amy y Molly por ir a la fiesta de graduación es una montaña rusa de emociones y experiencias. Podría decir que aquí es cuando más valor tiene la película, ya que ninguna escena se parece a la anterior o a la siguiente. Aquí es como ver la Dazed and Confused (1993) de mi generación. Ver a una buena amistad pasar por aterradoras y novedosas experiencias, con los recursos que uno tiene hoy en día, como usar un taxi por medio de una app sin saber quién te llevará a tu destino o hablarle a tu maestro favorito para pedirle ayuda sobre algo. Es como verte un viernes en la noche, deseando que esa noche te cambie y que aunque estés dando vueltas, sabes que no serás el mismo el día de mañana.

Después de aventuras muy extrañas, finalmente Amy y Molly llegan a la fiesta. La euforia y el sentir que el mundo es suyo se apoderan de ellas y aunque estos momentos son muy efímeros, es importante ver el progreso de ambas protagonistas, o el character development, de ver cómo salen de una zona de confort por hacer algo que no suelen hacer. Y como toda montaña rusa: todo lo que sube debe bajar, o como en toda coming-of-age hay un conflicto interno dentro de las protagonistas que finalmente es expuesto a la luz.

fid19418_trid17907

Finalmente, se llega al punto de las introspecciones, y se dan cuenta que lo que realmente importaba era mantenerse unidas de la forma más auténtica posible, ya que no tenían por qué intentar otras cosas si se tenían una a la otra.

Olivia Wilde creó una atmósfera muy cómoda y divertida para esta generación; los detalles de cada escenario son muy sensibles y Beanie Feldstein y Kaitlyn Dever tienen un futuro brilloso por delante. Por no dejar de mencionar, el casting de los personajes secundarios es de lo más real, no existen personajes perfectos y con solo verlos dices falto yo ahí.

Booksmart-Brody

Booksmart es una carta de amor para quien decide no salir y quedarse en su casa viendo anime o algún documental. Te recuerda a esas noches donde sales deseando que te cambie la vida y que tengas algo que contar. Lo importante aquí es serte fiel y auténtico. Booksmart te dice que está bien hacer errores.

Vean esta película una noche que decidan no salir de fiesta por ver esta película, ya sea solo o con amigos.

Booksmart (2019) ya se encuentra disponible en múltiples salas de cine a lo largo de país.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.