Minding the Gap Waves Magazine

Minding the Gap, el miedo a crecer y encontrarse en el skate

Texto: Diego Gerardo

Llevaba tiempo que no me encontraba con una cinta tan honesta y conmovedora como Minding the Gap. Su director, Bing Liu, un camarógrafo de 29 años, revisita varias cintas que él había filmado durante su adolescencia con sus amigos mientras patinaban por el vecindario, infiltrándose en estacionamientos y realizando trucos geniales. Ahora en su debut como director busca revisitar su ciudad y sus amigos para ver cómo han cambiado.

“Siempre pensé que era genial cómo podías poner todos estos momentos en un video largo y hacer que pareciera el mejor momento de mi vida.”
-Zack a Liu.

Minding the Gap Movie

El filme se concentra en Liu y dos de sus amigos, Zack y Keire. El primero, un chico blanco que ahora es padre y vive con su novia Nina, Keire, un joven afroamericano que acaba de cumplir 18 años y ahora está lidiando con las responsabilidades de ser un adulto; y obviamente, Liu se encuentra filmando este documental.

Este trio calaveras se formó en la adolescencia, tres chicos que disfrutaban salir a patinar un rato y pasar un buen rato con los demás niños de la cuadra, pero la cosa no solo se queda ahí, al igual que en Mid90’s, estos chavos no solo patinan por diversión o por atención, si no porque es su única vía de escapatoria de los problemas que viven en casa. En una escena, Zeike le comenta a Liu que podría estar pasando por una crisis nerviosa pero mientras sea capaz de patinar, no importaba, todo está bien.

Skate documental Waves Magazine

Transiciones de fiestas locas a escenas sobre cambiarle el pañal a un bebé, conversaciones tontas a discusiones con la pareja, la belleza y el horror conviven en los pequeños filmes que captura Liu, él es un experto en mantenerse callado y saber cuándo abrir la boca.

Uno de los temas que más tienen peso en los personajes es en sus relaciones con sus padres, el papá de Zack era muy controlador durante su adolescencia y castigaba con mano dura. Keire se esfuerza para reconciliarse con su difunto padre, cuyos recuerdos dejó muy grabados en su mente y cuerpo de golpiza tras golpiza que recibía. Por último, el padrastro de Liu también dejó unas cicatrices muy fuertes en él, su hermano y en especial, en su madre.

Liu captura dos espectros de su pasado en sus amigos, se ve a él mismo en Keire por la complicada relación que tenía con su padre y Zack emana la actitud de su padrastro en relación con Nina, donde Zack maltrata física y psicológicamente.

Estos tres hombres viven una lucha por un legado que no quieren heredar, se dice que la cámara provoca miedo a las personas pero estos tres chicos no parecen temerle a abrirse y hablar sobre sus sentimientos frente a ella, a lo mejor porque crecieron con Liu filmando todo a su alrededor en sus adolescencias, pero igualmente es algo innato.

Minding the Gap puede ser una cinta oscura pero siempre hay encuentra un pequeño destello de luz en sus personajes que fulgura esperanza; los miedos de crecer, y empezar a ser un adulto.

Minding the Gap es un documental que captura muy bien todos esos problemas de una generación más abierta y consciente al análisis sobre sus traumas y sus daños colaterales. Es valiente en todos sus significados y ofrece una visita sentimental, honesta, salvaje y oscura a Rockford, Illinois con el patinaje y en sus habitantes.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.