High School Musical y marihuana, realmente es otra película.

Texto: Santiago Caamal

¿Qué programas solías ver cuando eras peque? muy probablemente debatías entre si quedarte en Nickelodeon, Cartoon Network o de vez en cuándo, (el ya dominante mundial) Disney. Pues yo de vez en cuando dejaba a un lado al Esponja y a los Padrinos para fantasear con que ya era un chico grande que se enamoraba, cantaba y era cool. De ahí me reunía con mis amigas y amigos a ver High School Musical, una serie de películas que revolucionó la forma de hacer dinero con musicales para Disney dirigido a audiencias muy jóvenes.

image1

High School Musical pasó de ser una película transmitida en el canal de Disney, a ser la sensación del cine (con High School Musical 3) y para los que vivimos esa época entre los 9 y 10 años (2006), se trató sin duda de un acontecimiento importante en nuestros gustos, nuestras mentes, formas de vestir e incluso de relacionarnos y socializar.

Un día llegaba a casa después de salir de la facultad, recién había comprado el tostón, a lo que me dispuse a fumar en mi sala, ese día por alguna razón decidí ver televisión (cosa que normalmente no hago, digo, para eso tengo youtube) y dejé la transmisión de Disney, donde estaba comenzando High School Musical, lo que ocasionó en mí uno de mis tan intensos golpes de nostalgia. Así que, fuí víctima de los recuerdos y decidí ver atentamente aquella película que según yo me sabía de memoria, pero, ¡oh sorpresa, resulta que la película fue totalmente diferente para mí estando pacheco! le presté atención a cada detalle y a los personajes por toda la película y descubrí que era totalmente diferente a lo que recordaba:

Nuestro protagonista, Troy Bolton, comienza una (no tan) compleja serie de problemas: nuestro chico basquetbolista rubio, heterosexual, de ojos azules y aparentemente adinerado, descubre su talento para el baile y el canto (tal vez también la actuación), sin embargo, su padre es campeón de baloncesto y este desea que su sucesor mantenga esa línea y sea un basquetbolista excelente ¿No te parece demasiado dramático? Bajo el efecto de la marihuana sentía que todo el rollo de Troy era desesperante y exagerado, hay una escena donde Troy está caminando y platicando con Chad, sin embargo debe ir ensayar, así que decide correr y huir desesperadamente de Chad, como si hubiese cometido algún delito. Puedes verle el estrés en la cara, me recuerdo gritándole a la pantalla en plan: ¡viejo, yolo, cántale y ya, dile a tu jefe que alv!

image2

En mi escena favorita del film ocurre la canción del status quo; involucra muchísimas cosas que no se ven a simple vista pero que interactúan perfecto: cuando se hace público que Troy y Gabriella calificaron para la audición final del musical, todos los estudiantes colapsan pues el ídolo de la escuela decidió participar, así que muchas personas deciden confesar sus hobbies, rompiendo con los estándares dentro de sus grupos sociales: Zeke se pone de pie para confesar orgullosamente que hace postres, pero en automático lo sientan, le azotan el balón en frente y le dicen que se aferre a lo que ya sabe hacer ¡y lo más irónico es que lo hacen cantando dulce y armónicamente! Yo cantaba esta canción en el 2006 ¿acaso Disney me estaba tratando de decir algo? No podía parar de pensar que nuestros cuates consumieron algún tipo de lsd, quiero decir, mágicamente cantamos y bailamos coordinadamente una canción sobre conformarse, ni siquiera es como si la canción fuera triste o algo así.

Chad es el personaje que realmente me hizo reír en aquel trip y no precisamente por sus chistes, sino por la cantidad de frases intolerantes que se avienta, por ejemplo, justo después de la canción del status quo le dice a Troy: “Nuestro equipo se separa porque tú quieres cantar, oye hasta los actores y los sabelotodo ahora creen que pueden hablarnos, los de las patinetas nos saludan, (voltean a ver, y los skaters efectivamente les hacen un gesto como de “qué u jaja”) de pronto la gente cree que pueden hacer otras cosas, cosas que no deben hacer”. Acá yo me puse a pensar que a lo mejor los skaters fumaban mota y por eso Chad no quería que lo saluden, porque vamos ¿quién rayos no quisiera jalar con los skaters? Era el 2006, en ese entonces teníamos a Blink 182, Sum 41 y Avril Lavigne cantando sobre hacer skate. No dudaría que en alguna revista PORTI aparezca un tutorial para vestirte como skater o algo así. Por otro lado, Taylor Mckessie hace lo mismo que Chad pero a la inversa, ella compara a los basquetbolistas con animales salvajes y subespecies, dice que las porristas hablan un lenguaje diferente y que sólo se preocupan por sus uñas, and I oop, porque literalmente dos películas después la vemos perdidamente enamorada del Chad buscando un vestido adecuado para un baile, logrando así la mordida de lengua más grande de la saga.

image8

¿Qué tomarnos en serio y qué no?, yo en lo particular creo que nada, la película data de una época muy diferente a la de hoy en día, incluso la misma película trató de resolver de alguna forma todos estos conflictos de una manera positiva y encaminada hacia la tolerancia sobre los gustos ajenos, sin embargo, mi estado de «pacheco intelectual» no me permitió sentirme satisfecho con el final, pues Troy sólo se hizo más cool. O sea, además de ser deportista guapo, rubio, de ojos azules y adinerado ahora también canta y baila, pero pero pero, ¿y el resto de los estudiantes?, necesito saber si alguien celebró el recital de Cello del skater con un kickflip, si alguien le aplaudió el demo de break dance a la chica lectora con sobrepeso, no lo sé, a lo mejor no eran tan cool como Troy y terminaron aferrándose al status quo.

Qué chido es volver a disfrutar de HSM mucho más estando pacheco, me la pasaba riendo de cosas equis, realmente sentí que era otra película, incluso una parodia. Te recomiendo aprovechar las 4:20 del mes de abril del 2020 y optar por ver de nuevo aquella inocente película que disfrutábamos de niñas y niños, y no se preocupen, a mí me sigue gustando mucho aún después de auto-arruinarme la infancia.

image9

(HIGH School Musical)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.