Electrick Children, la pureza de la adolescencia

Texto: Diego Gerardo

En una alejada comunidad en las llanuras de Utah vive una joven de 15 años llamada Rachel McKnight, este poblado que parece salido de un filme del viejo oeste salvo por unos pequeños aparatos tecnológicos, como una grabadora y una camioneta. Ahí reside un grupo mormón que imparte sus enseñanzas a los jóvenes habitantes. No es hasta un día que Rachel (Julia Garner) queda embarazada por escuchar un casette de rock, le es obligada a casarse con una persona que no ama y su hermano desterrado por un malentendido. Ella decide escapar de esa injusticia de su pueblo; toma las llaves de la camioneta y huye a Las Vegas en búsqueda del hombre que canta en el casette.

Electrick Children pelicula

La directora, Rebecca Thomas, fue criada como mormona, incluso sirvió de misión en Japón durante un año y medio, donde tuvo que estudiar la biblia y el libro mormón; ella quedó fascinada por la historia de la Virgen María al punto que decidió adaptarla a la pantalla grande con una adolescente en los años 90 y un grupo de skaters de día y rockeros de noche.

Encuentro maravillosa y hermosa la disonancia y el corte entre la pradera al inicio de la película y la enorme ciudad de las Vegas con más luces neón que postes luz. Incluso en las habitaciones del hogar de Rachel y los departamentos de Clyde (Rory Culkin), la primera persona con la que tiene una conexión de amistad en Las Vegas.

No consideraría tanto que el filme es una crítica a la religión, es más una forma de retratar una historia que fácil pudo suceder en la vida de la directora. En una entrevista decía que existen los mormones y los mormones mainstream, ella se crió con el segundo grupo y tuvo más tecnología que la joven Rachel; tenía una televisión, fue a escuela pública donde tenía amigos que era o no mormones, e incluso logró presenciar cómo varios niños eran desterrados de su comunidad por ir en contra de las creencias de su gente.

La película es una carta de amor a todos nosotros, de que hay gente que vive así, de expandir un poco más el mundo y enseñar el cuadro completo. Eso es lo que Rachel experimenta durante toda la trama, 15 años de su vida estudiando la biblia, en un rancho alejado de la civilización con las mismas personas de siempre, lo máximo que tenía era ir a hacer las compras con su madre en la camioneta.

Electrick Children reseña

La pureza e ingenuidad (no es la palabra que la define, pero la utilizaré para explicar esta idea) de Rachel la lleva a descubrir un mundo distinto, uno donde Dios no existe y los toquines caseros, droga, patinar hasta que el sol se esconda y huir de la policía es el día a día. De cierta manera se puede decir que escapar de su burbuja la lleva a conocer la pintura completa e incluso poder conocer al amor de su vida.

La atmósfera es cálida y suave, el ritmo de la cinta es lento lo cual la hace una experiencia muy sencilla de llevar, la música también juega como un componente importante a la hora de construir estos ambientes. No es la calurienta y explosiva California de Mid 90’s, aquí Las Vegas se muestran como un lugar cálido donde los callejones se pueden denominar como hogar para aquellos que buscan encontrar su camino o al hombre que canta en el casette azul.

Electrick Children salió hace tiempo pero no tuvo tanta atención mediática, es un viaje personal que se puede disfrutar si dejas que ella te tome de la mano y te muestre una pequeña parte del mundo.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.