La Ciencia Simple, lluvia escondida en sonidos

Texto: Diego Gerardo

“Que bonito es esto”, fue la oración que formé en mi cabeza al terminar el primer track de II III V, segundo álbum de estudio del quintento de Chile, La Ciencia Simple; “001” (nombre de la primera canción de este disco) es como una lluvia de sonidos, esas ondas que se hacen cuando una gota golpea un charco, guitarras yendo rápido como la lluvia, casi parecen el cello de una orquesta. “Que bonito es esto” se forma unos segundos antes de terminar esta introducción a “Ecos”, un cambio de tono drástico a algo muy agresivo mentiría si dijera que no me dio un susto, pero mientras el tiempo seguía y la rola hacía lo suyo, apreciaba los hermosos ecos de las guitarras en mis oídos.

La Ciencia Simple es Edgar Sandoval (guitarra), Diego Palomino (ambiente, guitarra), Tomás Cornejo (bajo) y los hermanos Valencia (Gonzalo, baterista y Rienzi, guitarra). Tengo entendido que la agrupación original no contaba con Tomás y Diego, de ahí salió su primer LP en 2014: Hacia el Mar, que tiene un sonido un poquito distinto a sus trabajos más recientes puesto que aquí varias canciones cuentan con lírica, hay momentos de ambiente y de post rock como en “Pájaros Negros”, gran parte de “Invierno” y el track final, “El Regreso”.

cs

Al final Hacia el Mar fue lo que unió a la banda, una forma de experimento para conocerse entre ellos y con la llegada de Tomás y Diego se dieron cuenta de lo que realmente querían hacer, componer temas instrumentales y ambiente con un toque de math rock, esto se ve reflejado en su segundo álbum II III V (2016).

Aquí empieza (al menos a mí me gusta llamarlo de esta manera) «La Saga del Tiempo» para la banda, a lo mismo que ahora el titulo de sus discos son números y juegan mucho con los tiempos; en II III V se siente esa experimentación entre los miembros de la banda, crear atmósferas limpias y un sonido nostálgico que recuerdan a tardes lluviosas.

La gran ventaja del instrumental es que hace partícipe a la audiencia, no recuerdo donde leía que la banda optó por el instrumental para que la gente asociara sus canciones como ellos quisieran y sí, abre las puertas a distintas interpretaciones; aunque la banda quiera recrear cómo es el silencio de todas las lluvias sobre la faz de la tierra o el sonido de la materia del vacío, pero puede que a tí estas dos canciones te recuerden a un pariente que ya no se encuentre contigo o a una etapa de tu vida.

Es increíble las imágenes que nuestro cerebro puede proyectar con las composiciones de este quintento, hacen magia con sus instrumentos, por algo han llegado a recorrer Europa a compartir estas experiencias auditivas con la gente.

 

“El post rock ya está muerto”, es la mentira más grande que he leído, que desconozcas más bandas que están ahí dándolo todo en estos momentos y tú te quedes en el pasado, es cosa tuya; es lo mismo a decir que el rock ya está muerto. Hay magia escondida en el mundo.

“Que bonito es esto”, es la frase que siempre asociaré a La Ciencia Simple. Para mi suerte, todavía tengo pendiente III V VII, su último material y será un placer tenerlo de acompañante en mis viajes de trayecto de mi casa a la facultad.

_

La Ciencia Simple visitarán tierras regias este jueves 30 de mayo junto Local Champion y la mítica And So I Watch You From Afar en Nodriza Estudio. Venta de boletos aquí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.