Parque de Cometas en Monterrey, hay futuro aquí

Texto: Diego Gerardo / Fotos: Zara Plesuski

No todos los días se puede presumir que es 29 de febrero y por una extraña razón los astros (Emerxente) nos trajeron a Parque de Cometas a mi segunda casa (nuestra segunda casa), Nodriza Estudio; para ser mi primer show del año creo que si se colocaría en una montaña muy grande, la veo difícil bajarlo (aunque IDLES está a la vuelta de la esquina). La energía que emanaban en el escenario era contagiosa, quisiera entrar en bucle y quedarme en ese momento.

La fiesta inició con los chavos de Sweet Honesty, llevaba bastante tiempo sin verlos tocar en un lugar formal, venía con algo de emoción de regresar a su rock bonito y explosivo, pero a cambio nos presentaron nuevas canciones que tomaron una dirección distinta a la que estaban haciendo. No es un cambio tan drástico, simplemente tocan más lentos y calmados, le dió una dirección distinta a lo que eran sus shows anteriormente y es bueno verlos experimentar y buscar su sonido. También fue la primera tocada con su nuevo integrante, Julián de Plástica en los teclados y acompañando en guitarra en ciertas canciones; la inclusión de teclado le da un toque lindo a sus baladas y Julián sabe hacer desmadre con ruido así que creo que se adapta bien al proyecto.

También después de mucho tiempo sin verles tocar, PAISAJES regresó al escenario. La última vez que les ví, acababa de ingresar su nuevo guitarrista Rodrigo Vaccari de Ultramarino. Ahora después de miles de ensayos, ya lo pude ver adaptar lo suyo a la propuesta de las demás. El set fue el mismo que la última vez que les ví, pero ahora ya todos se veían seguros en sus puestos y bien trabajados. Es una inspiración verles después de tantas trabas durante su camino y ahora sí hacer el proyecto que tanto llevan trabajando; hay futuro aquí.

Para finalizar con las bandas abridoras tuvimos a Alex Alanís haciendo un DJ set extraño… En realidad no fue tan raro, si no, fue la sorpresa mía porque esperaba que se subiera con su guitarra a interpretar sus canciones, pero ahora tomó una computadora e hizo una fiesta pop ochentera. No estoy seguro si esto lo ha hecho antes, no estoy muy dentro de la Alexmanía o la Drimsmanía, pero fue una sorpresa agradable y puso a bailar al público. Solo faltaba una bola disco en medio de Nodriza.

Finalmente, la agrupación de Tijuana tomó el escenario y nos dejaron un largo rato en suspenso mientras acomodaban sus instrumentos, tras el lanzamiento de su primer álbum Paseo, mucha gente se acercó con la curiosidad de escuchar esas rolas en vivo y una vez que empezó, las personas no pararon de bailar y moverse al ritmo de su música. Los sintetizadores te llevaban de izquierda a derecha y viceversa constantemente, la fuerza del bajo de Andrés que raspaba con fuerza e inteligencia. El público se emocionó al escuchar el ritmo de “Justo a Tiempo”, otros se pusieron a bailar con “Réplica”, incluso tocaron unas maquetas de su anterior disco de demos Intenciones.

Escuchar a Parque de Cometas en estudio es algo lindo, pero verles en vivo es donde podemos verlos lucir toda su fuerza, siendo una banda nacida de un jam creo que verles disfrutar mientras tocan, te hace entender quiénes son y qué hacen. La energía que tiene Melissa arriba es poderosa, a lo mejor sin darse cuenta dirige a todo el público a seguir sus pasos durante su show, la habilidad de la batería de Isaac durante “Paseo” me voló la cabeza.

El público se descontroló en “Niño Anatómico” como regularmente suele descontrolarse, Parque siempre estuvo agradeciendo la asistencia de todos los que se quedaron y no pudieron decirle que no cuando todos les pidieron que tocaran una canción más.

Creo que ese 29 de febrero fue un gran día para lo DIY y lo recordaré siempre, ojalá Parques se siga aventurando en la sultana porque se les va a extrañar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.