La Sana Agresión Open Party, la raza vs covid-19

Texto: Santiago Caamal

En un país donde la cuarentena nos tiene colgando de un hilo y casi casi rezándole a López Gatell que ya neta dé el grito final para que podamos reactivar nuestras (miserables) vidas, la juventud en su manifestación musical busca en todos los rincones para existir y hacer ruido. Es así cómo llegamos a  todo este concepto de los conciertos en casa transmitidos en vivo, concepto que traería modificaciones cada vez más interesantes porque siendo sinceros, la raza nunca se queda quieta.

En el algún lugar de Mérida, Yucatán habitan Javier (Platanople) y Kayleigh, dos personas detrás de un podcast llamado La Sana Agresión que toca diversos temas contemporáneos (como por ejemplo, las famosas cruces de caca) y recientemente decidieron organizar un evento en vivo y transmitirlo vía Facebook, YouTube y Twitch. El toquín virtual llamado La Sana Agresión se llevó a cabo el viernes pasado y presentó algunos artistas ya relacionados con la “escena underground”, por llamar de alguna forma a estos interesantísimos proyectos que no están buscando desesperadamente el éxito comercial sino que, se preocupan un poco más en hacer música empírica en un presente tan global y llenísimo de alternativa.

El evento fue abierto por Paft Dunk, claro que antes de empezar yo ya andaba viajando en algunos trips así que decidí comerme un mango, ponerme unos lentes de sol y fingir que estaba en un rave local mientras bailaba ritmos electrónicos. En general el set que se aventó fue un místico llamado a morir (una vez más) mientras bailas. Enseguida le continuó nuestro primer anfitrión con su proyecto Sonidos Del Plátano, quien además de traer mezclas de géneros relacionados al chiptune o en general electrónica uptempo, nos regala joyas mixeadas como Skrillex, el famoso “Thank U Next” de Ariana Grande e incluso (mi parte favorita) “All The Things She Said” de T.A.T.U. como al 200% de velocidad. Inmediatamente después, llega Globo Histérico a penetrar los tímpanos con globos enojados desinflándose mientras tripeamos con Britney Spears, “Hung Up” de la diosa Madonna, y cerrando con el himno “A Ella” de El Poder Del Norte.

La segunda mitad del evento nos presenta el set de Nomi, uno de los integrantes de Spray Canela (Jarub Arizabalo) que siempre trae un synth a la mano y muchas ganas de echar ruid. El ambiente es algo que caracteriza los proyectos de Jarub, y para este punto del live yo ya andaba más que suave. Nuestra segunda anfitriona, Kayleigh, continúa el show bajo nombre de Kirbygrips, cuyo mix debo decir que me dejó bien alegre pues dentro de su set estaban algunas de las canciones que siempre escucho como con un aire de comedia (aunque claro que me gustan y me gustaban cuando más morro), como por ejemplo, “Boyfriend” de Big Time Rush y “Sexy Chick” de David Guetta. Faeliria continuó la fiesta con el toque reflexivo que le hacía falta al evento para decir que fue un rave en casa, pues la diversidad sonora que aporta esta chica me dejó arrastrándome en el void para regresar mi conciencia a mi cuarto, incluso llegó un punto en el que ni siquiera sabía en qué idioma estaba hablando. RR Epoc o mejor conocido como Chico Vitaminas trajo al show eso que lo caracteriza: distorsiones y ruidos agresivos contenidos en presentaciones fáciles de digeri. Entre sonidos de bongs quemando, gritos y alguno que otro beat ochentero, el set de RR Epoc se siente tan genial en vivo como en una transmisión online ya que siempre refleja el desmadre que se quiere manifestar. Continuando, llega Goeychivo y su set de grindcore o grindviolence con el que claramente se puede bailar si tienes las drogas adecuadas (no quiero promover el uso de ninguna). Es acá donde el evento empieza a ponerse más oscuro.

Llegando a la recta final del evento tenemos a nuestros headliners o mejor dicho, los actos con más alcance y con más audiencia, sigue con Macerated Meatal Meal, uno de los proyectos bajo el ala de Stupid Decisions (y su gran oído para sonidos novedosos) que nos regaló la pesadez que estábamos aclamando ya desde Goeychivo. Pues este proyecto trae al acto cosas de grindcore, cosas del tan polémico nu metal pero con una esencia mucho más heavy. Para cerrar el evento, el tan aclamado Yan Bili, conocido en internet por su sentido del humor trashy, nos deleitó con su set lleno de irreverencia y de su sentido del humor tan característico. Aprovechó a mandar un saludo a Shuy Malboro (Chuy García), a los fans de la vida y creo que incluso me dió consejos de espiritualidad entre su propia risa. Todo esto bañado en un delay tan wet que apenas entendía lo que decía (para mí más genial aún) y teniendo un momento lowtempo que en serio yo creo que andaba como en 40 BPM, mientras seguía diciendo cosas con y sin sentido.

Después de estar algunas horas viendo las animaciones de la transmisión en vivo, que cabe mencionar a que entre ello había un espacio designado a transmitir Tik Toks aleatorios como en chroma, el evento terminó a eso de las 9:30 o máximo 10:00 de la noche, dejándome con esa rara sensación de “wow, escuché diez proyectos en vivo y aún es temprano”. Pensé que sólo podría vivir en la vida real pero que esta cuarentena me demostró que no, que nunca hay un límite claro para el arte, que la gente está en constante búsqueda por expresarse y por escapar de este genjutsu cotidiano que nos tiene tan enfermos. Antes de despedirme quisiera recomendarles el podcast de La Sana Agresión y la música de todos los artistas involucrados en este evento. Un saludo a Shuy Malboro 🙂

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.