Dr desorden Aparato

Desorden 2019, olvidé llevarme casco

Texto: Gera Sánchez / Fotos: Dani Bobadilla

El primero de junio era una fecha que prometía muchísimas cosas; no sólo estábamos esperando uno de los mejores festivales de punk rock del año sino que también a la par se festejaba una marcha por la diversidad en el centro de las calles de Monterrey (y el mundo). Con una sonrisa contagiada en la cara y un chingo de calor, me fui caminando (y sudando) como 2 kilómetros para llegar temprano a Aparato.

Mientras me daba la bienvenida el crew de Desorden me percataba de la gente que ya estaba lista para que comenzara el show, entre ellos varias caras conocidas pero con angustia porque no sabían cómo distribuir su tiempo ya que además de la Marcha LGBT, ése mismo día era la presentación de Ases falsos y otras bandas más en distintos venues de la ciudad.

_

Para eso de las 7:45 de la noche y con el público todavía disperso, con “Viaje” y “Dónde EstásAlces tocó el acorde inicial que daría pie a un chingo de desmadre (si así le puedo llamar a todo lo que pasó ésa noche). El shoegaze que hacen Liz, Kennet y Mario es una de las propuestas locales más fluidas y melancólicas, y si no has tenido chance de escucharlos, próximamente a mediados de Junio, van a sacar su EP titulado “Parque de los Navegantes» en todas las plataformas digitales.

Mientras que esperaba a que comenzara la siguiente banda me acerqué a la parte de enfrente de Aparato y ya tenían lista una tornamesa con vinilos para que Denisse Dots comenzara a mezclar, fue seguida de Cave, Shelly y Mike & Scott más tarde.

Lost Navaja ya estaba en el escenario cuando más gente comenzó a llegar justo para escuchar el garage rock y rock & roll que tienen éstos vatos originarios de Cd. Victoria Tamaulipas. El synth que crea Néstor en conjunto de la fuerza del bajo y la voz de Heri a través de las bocinas de metro y medio que tiene Aparato me hizo vibrar hasta los huesos, sin dejar a un lado el performance muy clean de Roy y Claudio en la guitarra y batería respectivamente. Al igual que con Alces, me hubiera gustado que más gente estuviera presente para apreciar el cariño y empeño que le ponen los miembros de ambas banda a su música, ya que no por ser los shows que “abren a los estelares” significa que vayan a estar culeros.

Desde CDMX llega The Froys para tirar rock psicodélico con sus tie dye shirts a las tierras áridas de Monterrey. Éstos güeyes de cabello largo me sorprendieron por lo contagiosa que es su música y lo impredecible también; a pesar de que haya sido algo psicodélico también tenía tonos oscuros con tanto platillo que andaban tirándole al trash y en otras ocasiones hasta había solos de guitarra. La gente se acercaba al escenario mientras que un dude muy casualmente se pone a bailar soltando chingazos al aire como si de sacar sus demonios se tratara. El vibe que fluye con la música de The Froys, es inusual sin duda.

Geek core, math punk y hasta emo punk, de todas y cada de éstas maneras podría describir fácil a los AMBR; su música parece tener influencias del 2007. Ya es una década y media después pero ejecutado correctamente, con melodía y screamos que no deja perder la esencia pesada. Dan ganas de encerrarte en tu cuarto escuchando los álbumes de Pxndx gritándole a tu jefa “Esto no es una etapa Ma, es mi nuevo yo”.

En su show tocaron rolas de su Ep Rompes/Quemas y fácilmente se le podía ver a Iván, (uno de los guitarristas) pasar de hacer un Finger Tapping a hacer un cambio radical de ritmo más heavy. Podría decir que hay ratos que parece que las guitarras se están aventando un tiro sin lima, pero a propósito. Llevaba un ritmo fluido ya que cada guitarra usaba pedales distintos, hasta que en cierto punto la sincronía era tan perfecta que me llegaba hasta el alma. Con frases como: “Que viva el chicharrón de la ramos”, “Respeto mucho a los Godínez trajeados regios con éste calor” se sentía una vibra muy positiva de estos chilangos.

Luego de unos buenos slams y tragos en salud de los asistentes, tocaron “Al fondo a la derecha, a la v*rga, a la v*rga, a la v*rga”  y si no parecía suficiente el desmadre que se estaba haciendo desde el principio, cuando tocaron “¿Qué más rompes?Éstos vatos se bajaron del escenario para tocar junto al público; Eric (Bajista y Voz principal) prefirió lanzarse al público, lo cargaron y terminó en el suelo en medio de Aparato. Vaya postal que me llevo.

Un soundcheck frente a +150 personas y unas cheves bien frías fueron parte de la entrada de Seguimos Perdiendo, la leyenda viviente del punk rock mexicano, ya venía lista para hacer valer el propio nombre del festival. Empezando con “Nena Boba” y de inmediato la gente empezó a corear toda la canción. No faltaba el clásico slam así que todos los que estábamos presentes nos estábamos haciendo la idea de que íbamos a tener que esquivar los golpes al sonar “Te Fuiste”. Aún y con toda la energía que había en el público, para la trayectoria de ésta banda no era suficiente y con un buen “No fuéramos Pxndx culeros sino ya estarían brincando... Pónganse a bailar” empezó el desmadre.

Poco antes de tocar “Desamor” se dan cuenta que había empezado un olor extraño en el público y con el clásico humor de Seguimos dicen que pronto van a empezar a incluir Mona en el merch del Tour. Además de rolas clásicas como “Olvídala”, “Gaby”, “Puta Vida” y una guitarra bien golpeada contra el stage, hicieron que la noche fuera un total Desorden; cheves, gente tirándose a un slam en el que hasta los miembros de Chingadazo y otras bandas se metieron por la euforia que te genera su show.

Parecía que iba a llover porque se sentía un bochorno muy fuerte en la atmósfera de la noche, me dieron ganas de salir un rato a un lugar menos apretado porque había muchísima gente dentro de Aparato así que aproveché para grabar unos testimonios para otra de nuestras secciones, justo terminé de grabar y apenas me asomo para ver el stage principal y ya veo a un vato encima de 6 weyes porque lo habían lanzado al aire, resulta  que Cardiel iba comenzando a tocar.

Éste dúo que viene directo desde Venezuela ya había pisado tierras regias en la gira promocional de su Aloha from Fuzz anteriormente en el Nodriza, de hecho te recomiendo leer ésta entrevista que preparó Diego Gracida para conocerlos más.

Parte de lo que platicaba con la gente de afuera era lo drástico que es tener una vida godín y después entrar al show de Cardiel; es como la transición del finde quitándose el traje, y efectivamente, así fue. Sam y Miguel tienen un ritmo de 10, en los que mezclan sonidos Reggae a luego convertirse en algo mucho más heavy; los headbangs al ritmo de los platillos de Sam y un wey sangrando afuera del baño (razón desconocida) me hacen sentir lo bonito del rock. Para cerrar con broche de oro todo el performance, Miguel se lanza al público y lo cargan mientras sigue haciendo sus riffs para luego regresar al escenario donde lo estaba esperando un churrito que le habían hecho los de Seguimos.

Desorden 2019 Waves Magazine

Otro de los Headliners era Chingadazo de Kung Fú, la autoproclamada banda más culera que puedes escuchar, estaba lista para comenzar su show y yo para cantar, no esperaba que después de reseñar su disco Me Pongo Hasta la Madre Porque Estoy Hasta la Madre fuera a tener la oportunidad de ver cómo lo tocan en vivo. Poniendo una bandera de la comunidad LGBT encima de un ampli por el festejo de la fecha, comenzaron con tracks de su primer disco como “No Importa” y apenas comenzando ya había gente surfeando en el público. Al momento de tocar “Mi Playera, tu Pijama” Marino nos dice que la playera que menciona ésta canción es una de la banda Seguimos Perdiendo.

Para éste punto ni siquiera me voy a tomar el tiempo en decirles cuando había un slam/mosh porque en absolutamente todas las rolas que tocaron en éste show, se hizo uno. Una de las pocas canciones que tiene Chingadazo sobre amor es “Tú no me Dices que Hacer” Y Ale antes de empezar nos comenta que también la había escrito a su novia (que se encontraba en el público), además se tomó el tiempo de decirle al público que le diera un aplauso muy fuerte a Beto ya que era su 4to show en menos de 24 horas, ya que el día anterior Seguimos Perdiendo (Banda en la que Beto Castro también es baterista) y CHDKF tocaron en Durango.

Cuando llegó el turno de “Intento Fallido #7”, Antonio, un fan que salió de la nada,  afirmaba sabérsela 100% en el bajo sube al escenario y Marino le cede su bajo para comenzar a tocar, lo que no sabían los CHDKF era que fácil unas 15 personas más iban a subirse al Stage para quitarles los micrófonos y comenzaran a hacer desmadre; vi gente y cheve que volaba, cosas en el suelo y muchas sonrisas de psicosis como para que no te metieras enfrente a nadie sino tenías que prepararte para atrapar a un cabrón de 90 kilos. Sin duda una experiencia que me dejó boquiabierto. Negri y el Eme se suben a tocar “Sigo Perdiendo” honrando a su banda, para después continuar con “Tabique de Oro” y “Epitafio”.

Antes de terminar el show también Alex comentó al micro que un vato se le había acercado para decirle que acababa de terminar con su novia y le comentaba que a final de cuentas siempre todo mejoraría y que de ésa misma manera, escribió “No te Voy a Regresar tu AppleTV”.

Gente peda, golpeada y quizá bajo influencia de alguna otra sustancia, se llevó el broche de oro protagonizada por “No me Toques, Ando Chido” con el slam más duro de la noche en el cual hasta Marino surfeó en el público y comentó momentos antes al micrófono “No hay pedo ustedes hagan desmadre, al final de cuentas el doc paga”, creo que la gente se lo tomó muy enserio.

El cierre del Festival Desorden 2019 se trató de Thunderslave, una banda bien fuertota que trae influencias de trash metal por allá de los 80’s. me hubiera gustado al igual que el comienzo del fest, que la gente se quedara hasta el final y disfruten de todos los artistas.

Sin duda fue un festival que le hizo honor a su nombre, esperamos que la próxima edición esté más igual o más buena que ésta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.