Atelier presentando Atacama como un gancho al corazón

Texto: Gerardo Sánchez / Fotos: Omar Guerra

La nostalgia y los recuerdos que me trae el Nodriza son más grandes que las palabras; escuchar música, toparme gente que he conocido gracias a ella, saltar, gritar, bailar… Todo este conjunto de emociones que conlleva ir a shows desde hace tanto tiempo me ha dado un mensaje grandísimo: La hermandad.

En la música, como en cualquier otra expresión artística, encontramos siempre a muchas personas uniendo voces para crear proyectos o idear el siguiente gran bombazo para la ciudad. Todo comienza como algo en donde compartes tus gustos con alguien más, o hasta volverse mejores amigos y ver crecer su proyecto como si fuera su propio hijo. Pero, ¿Ustedes han notado lo fuerte que son los lazos que se crean gracias a ello?

Este Sábado mientras iba a la presentación de Atacama, no podía dejar de ver la amistad que existía entre las bandas que estaban subiéndose al escenario, desde pequeños feats o saludos a los presentes, hasta unas cheves que se compartían mientras escuchaban a los demás músicos tocar; todos éstos momentos me los regaló la increíble escena del post hardcore en nuestra tierra regia.

Con un increíble guitar tapping y platillos ruidosos, los weyes de Aphoonia fueron quienes se encargaron de abrir el show tocando rock melódico. Lo interesante de éste tipo de sonido es que te deja mucho a la interpretación ya que no cuenta con vocales, personalmente me gustó mucho la paja mental que me aventé de cómo todo era estar haciendo la misma rutina día tras día con sólo unos pequeños toques de cambio, cuestionándome si realmente soy un humano o un NPC. Posteriormente subieran los Trevor con chingo de entusiasmo ¿La razón? Atelier no eran los únicos en estrenar material ese día, porque éstos dudes se aventaron su más reciente sencillo “Cayendo”. Durante su performance sentí unos tintes similares al emo o emo revival en el que si se enfocaran más en limpiar los vocales, siento que podrían ser los próximos Joyce Manor regios.

Nada importa más que las estrellas brillando en San Nicolás; uno de mis momentos favoritos de la noche fue cuando se subió el Quinto Atlas con el post hardcore más cabrón de la ciudad. Cada vez que los veo me llevo más y más sorpresas, desde un montón de gente cantando y coreando todas sus rolas, hasta un avance musical notorio con la calidad sonora del conjunto. Estos dudes mezclan el dolor con desahogo, escucharlos no te va a dejar otra opción más que saltar y gritar sus canciones con la piel erizada hasta que saques esos demonios que llevas dentro.

Me dieron escalofríos de lo chingón que fue ver a Atelier salir al escenario con tantos aplausos y silbidos de apoyo; amigos, parejas y hasta sus padres estaban presentes para escuchar su álbum Atacama con más de 80 asistentes. La gente traía su merch puesta y todos estábamos en sincronía escuchando su música. Además, traían unos visuales increíbles que acompañaban sus rolas con algo de letra y uno que otro guiño al significado de cada una. Uno de ellos me dejó sin palabras al escuchar algunas frases de aliento que solía decir Etika en sus transmisiones (un streamer muy famoso de videojuegos que recientemente falleció luego de sufrir muchísima depresión y ansiedad) para después tocar “Resilencia”, rola que precisamente habla del dolor y cómo te consume poco a poco hasta que no queda más que rendirte a él, honestamente lloré con los coros del final.

“Donde nacen las estrellas” se colocó como el momento más íntimo y bonito que he vivido en un show, y vaya sorpresa que haya sido en un show de post hardcore y metal, Atelier nos explica cómo al ser un niño no entendemos la muerte de nuestros seres queridos y muchos de nosotros vivimos la idea de que al irse lejos de nosotros, suben al cosmos y se convierten en estrellas. En esta rola todos los asistentes sacamos los flashes del celular simulando el brillo de las estrellas iluminando y recordando a quienes se nos adelantaron en el camino.

Un mini slam, compas subiéndose al stage a cantar, experiencias íntimas, un público bastante respetuoso y sentimientos encontrados en el set de aproximadamente 50 minutos donde incluso añadieron rolas de su EP En el puente de Arakawa me dejaron impresionado. Para mí el disco de Atacama sin duda, promete disparar la carrera de esta banda emergente de tierras regias a lugares que probablemente ni ellos se imaginan ¿Cuál es tu track favorito?

Siempre he creído que vale la pena quedarse hasta después de la banda principal, y en ésta ocasión para cerrar con broche de oro, White Memories se presentó con rolas en inglés y un metalcore bastante fuerte enseñándonos cómo a pesar de tantos bienes materiales o dinero tengas, siempre lo más importante que será dejar para tu legado es la energía que emane de tus acciones.

_
No olvides escuchar el más reciente disco de Atelier, Atacama y seguirlos en sus redes sociales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.