Niños del Cerro en Monterrey; entre tanto ruido me escuché a mí mismo

Texto: Lily Horta / Fotos: Diego Gracida

Niños del Cerro nos visitó el pasado 8 de noviembre gracias al esfuerzo de Emerxente, colectivo que nunca deja de sorprender con la calidad de artistas y shows que se avientan y esta ocasión no fue la excepción. Con la visita de Niños se acaba la “invasión chilena” que tuvimos en la ciudad por el paso de bandas como ECSDLQHP y Planeta No.
Adentrándonos en el show puedo decir que ha sido uno de los mejores que hemos tenido el placer de ver y escuchar en Nodriza. Las canciones catárticas de la banda llenaron el venue; cada integrante y sus acordes se enlazaron y nos llevaron íntima y sutilmente con su narrativa a lo largo de su set. Previo a ello, los dos teloneros encargados fueron una banda que tiene poco de salir, Alces, y la ya querida y excepcional Pla Pla Pla.

No quiero ahondar mucho en las bandas abridoras pero sí es importante mencionar un poco de ellas. La primer banda, Alces, si bien es un proyecto nuevo, su propuesta ya está más o menos clara, post-punk con letras sencillas que a veces se van muy a lo seguro con rimas que en ocasiones -sin ofender- no dicen mucho. De las veces que los he visto ésta ha sido una de mis menos favoritas ya que el audio que les mezclaron hizo que no sonara la tarola para nada (una tristeza porque la baterista dió uno de sus mejores performances) y que la voz se escuchara solo cuando Mario Llamas (voz/guitarra) se esforzaba un buen por hacer que saliera algo de la bocina. Quitando eso, los tres integrantes ya se ven mucho más amarraditos, esto lo sentí mucho en su interludio y en las canciones nuevas que tocaron. Es cuestión de tiempo para que esta banda pueda darnos más de qué hablar.

Pla Pla Pla dió esa noche uno de sus mejores shows (a mi parecer), en esta ocasión les tiró paro el bajista de Tv Video y aún así se sentía que llevaban años tocando todos juntos. Siempre digo que cuando una banda te recuerda el por qué uno hace o ama la música es porque verdaderamente se transmite el amor, la honestidad y pasión que los proyectos tienen por hacer lo que hacen. El jueves Pla hizo que recordara eso y me dieron unas ganas increíbles de tocar batería y seguir haciendo esto; son momentos así que te inspiran y hacen (almenos a mí) que sigas en ese camino lleno de baches pero también de mucha recompensa (por su naturaleza catártica y emocional). Entre las destacadas del set estuvieron “Deer”, “Shapeless”, “Lie Me” y “864”.

Llegó el turno de Niños del Cerro y al inicio del set hubo unas pequeñas fallas técnicas que hicieron que el vocal detuviera la rola a un minuto o menos de comenzarla (lo cual nos dejó a muchos muy ansiosos). Una vez resuelto el problema retomaron la rola y sin mucho movimiento, como si se cohibieran los integrantes, los instrumentos hablaron por sí solos y poco a poco se dejó entrever el fraseo para armonizar junto con el guitarrista Simón Campusano. Sus pulsos hipnóticos, bailables y, en su propio modo, levemente violentos hicieron que antes de que nos diésemos cuenta, nos viéramos arrastrados por sus canciones. Desde cantar “Contigo me siento menos mal” de “Contigo” a “Sí sabes bien que me quiero morir” de “Lance” fuimos parte de su narrativa. “La Pajarería” y “Nos Vemos Cómodos en este Frío” son mis canciones favoritas de su primer material Nonato Coo y no me esperaba para nada poder escucharlas en vivo, lo cual hizo más especial la noche (para mí). Otras canciones que pudimos escuchar fueron “Nonato Coo”, “El Sueño Pesa”, “Lance” , “Sufre”, “El Susto y el Miedo” y “Flores, Labios, Dedos”. En ningún momento hubo cabeza que no se moviera o voces que no se escucharan; la energía se mantuvo durante todo lo que duró su set y como es de esperar, nos dejó a algunos con ganas de otra pero bien sabíamos que la banda dió todo lo que podía, con esto nos ganchó a muchos y ya esperamos con ansias su regreso.

Sin duda su álbum Lance captura increíblemente la explosión y experiencia que es verlos en vivo, le hace justicia a tan bonita y catártica experiencia; nos dejó a todos cansados pero con cosas que decir.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.