Kemonito fue el primer show en México de King Gizzard and the Lizzard Wizard

Texto: Diego Gerardo. / Fotos: Diego Gracida.

Una larga fila se encontraba afuera del Escena a las 8 de la noche; una pareja abrazada, unos amigos platicando sobre temas aleatorios, gente fumando, otros viendo Twitter o Facebook, gente de todo tipos y tamaños, todos reunidos para ver King Gizzard and The Lizard Wizard.

A las 9:00 p.m. la fila había desaparecido al igual que la mercancía de la banda telonera, había poca gente ingresando, unos con boletos físicos y otros con electrónicos; a las 9:30 p.m. Los Mundos estaban ya arriba del escenario tocando temas de su nuevo disco: Ciudades Flotantes.

Los Mundos fueron la elección correcta para abrirle a una banda como King Gizzard; la ciencia ficción es algo que va muy fuertemente de la mano de los australianos, incluso el guitarrista de Los Mundos trataba la guitarra al igual que Stu Mackenzie y lograron prender a animar a varios del público; había un grupo numeroso haciendo headbanging en la primera fila, parecía que iban a tumbar la barra que los separaban del área de fotografía.

Lamentablemente hubo unos cuantos problemas de audios con la guitarra en la tercera canción del set, la frustración de su guitarrista se notaba en su cara, por suerte lograron repararlo para seguir con la noche que apenas empezaba; el trio regiomontano fascino a varios con su psicodelia.

Unos minutos después de terminar Los Mundos, Stu Mackenzie y Joey Walker (los dos guitarristas principales de King Gizzard) subieron al escenario para hacer una rápida prueba de sonido; Eric Moore y Michael Cavanaugh (los dos bateristas) subieron unos minutos después; la gente estaba emocionadísima en este momento. A las 11 las luces se habían apagado y un nonágono rojo se había trazado en la pantalla trasera, la gente empezó a aplaudir sabiendo que este representaba el infierno infinito de unos de sus discos más populares.

King Gizzard and The Lizard Wizard se apoderaron del escenario y el Escena empezó a rugir; la magia del lagarto mágico empezó con “Digital Black”, el público fue prendiéndose poco a poco hasta que la tonada de “The Lord of Lighting” sonó; se produjo un mosh pit a mitad del Escena, la magia había hecho su efecto. El primer concierto de la banda en tierras mexicanas siguió con temas como “Rattlesnake” y “The River” (que son un clásico ya en las presentaciones de la banda), canciones largas donde los australianos se permitieron jugar un poco con sus instrumentos para poner a los regiomontanos a bailar.

Lo más sorprendente fue que tocaron un tema de su primer EP: “Danger $$$” de Willoughby’s Beach, una de sus primeras producciones que generalmente suele ser olvidada, fue bonito cantar un tema tan pegajoso como este. Fue una mágica velada de una hora y media, se sintió corta pero los temas de la banda generalmente suelen ser largos y varios se sincronizaban bien para parecer como si fueran una sola canción, el efecto del nonágono infinito.

En el último tema, justo en los últimos minutos sucedió algo en la primera fila que hizo que uno de los organizadores se subiera a mitad del escenario tapando a los músicos, probablemente había gente quemando o simplemente estaban muy emocionados que la barra que los separaba del escenario estaba a punto de caerse. Justo después de esa interrupción la banda terminó agradeciendo por la velada y agitando sus manos para despedirse.

King Gizzard and The Lizard Wizard se presentaran en Ciudad de México este 06 de octubre liderando el festival Hipnosis, el 09 en Guadalajara y el 11 en Tijuana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.