Entrevista a deshoras con Free Cake for Every Creature

Texto: José Miguel Moreno Rahn

Desde hace un tiempo llevo conmigo la interminable tarea de encontrar aquella noción
que una vez sentí de niño al descubrir lo que era mezclar sentimientos, música y el deseo de una inesperada lluvia. Crecí en El Salvador, aquel mítico país sin norte ni sur; lleno de susodichos e incontrolables nubes que zarpan sin rumbo, sin forma, deseando ser más. Me enamoré de joven, claro, el amor deseando ser algo y yo sin saber cómo. Recuerdo estar sentado escuchando a Morricone mientras las lluvias y vientos de agosto llenaban el patio de mi casa. La ventana sugiriendo saber algo, sollozaba, incumplida, hermosamente desgargante. Ese fue el día que descubrí que hermoso es tener música para enmendar un corazón roto. Al crecer le di nombre a este sentimiento, inspirado por Steve Reich y sus experimentos, yo a este lo llamé Rain Music. Ese sentimiento de sumergirse en música, desear, intentar descifrar esta vida estando consientes que tal vez no lleguemos a hacerlo, pero amando eso.

Katie Bennett logra establecer ese sentimiento de manera perfecta en su nuevo disco, The Bluest Star. Oficialmente este es el cuarto disco bajo su pseudónimo de Free Cake for Every Creature bajo el hermoso trabajo de su disquera Double Double Whammy, quienes llevan años sacando un catálogo con la música más hermosa y brillante de la actualidad.  La voz de Bennett es un elemento muy importante a la hora de entender su música: una voz que pareciera no salir de un susurro; como si ella nos contara al oído estas historias íntimas, historias que desean ser contadas sutilmente. Sus letras nos dejan entrar a un momento de su vida donde pareciera que solo somos nosotros, dejándonos entrar y sentir todo en un instante. Catorce canciones llenas de anhelos, recuerdos, seguridades y miedos.

Tuve la oportunidad de entrevistar a Katie en Toronto, durante su segunda y última fecha en Canadá antes de seguir su tour por Estados Unidos, platicamos un poco sobre su música, su proceso de composición y la importancia de ser, soñar y dejar ser.

019576-R1-E024

Pareciera ser que una temática continúa en tus discos, hasta ahora, es la sinceridad, la forma en que tus historias evocan un sentimiento personal. Sé que este es tu cuarto disco como Free Cake for Every Creature, pero que antes habías grabado dos discos bajo tu nombre, ¿cómo ha afectado el tocar con una banda en tu manera de componer? ¿Cuál es el proceso por el cual pasas vos para escribir y grabar tu música?

Trato de ser honesta conmigo misma cuando compongo. Yo grabo todos los instrumento en mi cuarto (mi estudio). A veces alguien me ayuda grabando alguna parte, alguna instrumentación, pero siempre intento ser honesta. Si no me gusta o siento que esa parte no pareciera ser que pertenece, no se queda en la mezcla final. Es un proceso completamente diferente a cuando grabo con alguien más. Normalmente soy sólo yo en mi cuarto, los instrumentos y los micrófonos. Este disco tomó mucho mas tiempo de lo normal. Para mí seis a ocho meses son muchísimo tiempo. Aunque algunas canciones fueron escritas al principio de ese tiempo, hubo un proceso de ser pulidas, partes que se agregaron, arreglos que tenía que componer. En este último disco grabé toda la instrumentación en mi cuarto. A veces por falta de material aislante algunas tomas buenas la tenía que repetir, borrar o corregir por el sonido de una ambulancia o ruidos de la calle afuera de la ventana.

¿Fue tu idea incorporar una banda en tus presentaciones o fue algo que siempre te interesó hacer?

Me interesa siempre intentar cosas nuevas, experimentar qué se siente tocar estas canciones tal y como están en el disco gracias a la ayuda de algunos amigos, mis colaboradores. Dentro de poco sí me gustaría volver a tocar sólo yo. Aún no sé cuándo sería esto, pero sí es algo que definitivamente quiero hacer en el futuro. Me gustaría tal vez grabar un disco donde sea solamente mi voz y la guitarra. No sé si eso será el próximo disco o algo así, pero definitivamente lo haré.

Pareciera ser que tus letras son personales, narrativas, como entrever pequeñas instancias dentro de tu vida y me gustaría saber, ¿qué es más importante para vos, la música o la letra? ¿Qué viene primero a la hora de componer?

La letra es más importante para mí. Si la música por veces parece ser repetitiva, o llega a ser constante en un punto, siempre y cuando la letra contenga esta historia que intento plasmar, entonces para mí eso esta bien. Le pongo mucho empeño a la música, claro, no pienses que no, y creo que he mejorado mucho mi manera de componer musicalmente, pero la letra siempre será lo más importante para mí. Creo que las dos cosas me vienen al mismo tiempo. Una lleva a la otra, están de la mano, pero pareciera ser que la letra siempre termina llevando la delantera y constantemente gana esa carrera. No creo que favorezco a la letra de una canción sobre la música, pero creo que ultimadamente termina siendo un factor definitivo. Últimamente he estado escuchando mucha música folk, a Karen Dalton y The Cradle con su último disco que acaba de salir. Pareciera ser que en casos como estos la música y la letra es como una pintura: sus matices, los bordes, los tonos que define, ese juego de luces y textura… ese juego es para mí lo que es la música y la letra.

¿De dónde vienen todas estas historias? ¿El estar constantemente de gira te ayuda a escribir?

Creo que el estar en el camino, de gira, me pone en un lugar muy extraño, fuera de mi zona de confort. Constantemente pienso en ello al momento de escribir. Es muy difícil para mí escribir estando de gira porque realmente nunca llegas a estar sola; me gusta pasar mucho tiempo sola, creo que ahí es cuando soy más honesta conmigo misma y todo lo que ha pasado, está pasando y pasará, flotan en mi cabeza y las historias empiezan a surgir. Por veces siento que revelo mucho, por veces siento que son referencias que sólo esa otra persona en la que pensé y yo sabemos de qué hablo. Pero todo es válido en una canción si uno es verdadero consigo mismo. El escribir en soledad da esta claridad a muchas cosas. No todo tiene que tener sentido, quizás, pero si todo lo que sale de uno sale de forma sincera, verdadera, creo que lo que se termina logrando expresar sea un sentir unísono entre lo que uno haya querido plasmar y lo que se plasmó al final. Siento que lo que quisiera intentar con un próximo disco sería escribir un disco que se sienta instrumentalmente más personal, que se pueda escuchar tal vez en un lugar tranquilo, de día o de noche bajo este sentir de paz. En este disco actual creo que intenté contrastar mucho más que en los discos anteriores. Estoy muy orgullosa de este disco, siento que he podido hablar de cosas un poco más profundas que en discos pasados. Puede ser que la gente vaya a entender algunas cosas de las que hablo en algunas de las canciones, pero me siento orgullosa de poder haber hablado de algunos temas que tal vez antes sentía que no podía hablar: de algunas relaciones pasadas, hablar no sólo del amor como esta idea perfecta, pero poder hablar de que tal vez por veces no todo es bonito, que existen dificultades a veces.

019607-R1-037-17

¿Que mensaje crees que tu música conlleve para este mundo?

Quiero que la gente deje de tener miedo, que se dé cuenta de lo liberador que es el poder
expresarse. Creciendo sí me sentía triste o sola, a veces las figuras adultas me trataban de decir que estaba mal hablar de ciertas cosas, o que no estaba haciendo las cosas correctas, pero si pudiera desear algo sería que la gente pueda escuchar mi música y sentir que es válido poder escribir sobre todos y cada uno de los sentimientos, inseguridades, de saber y sobre todo de no saber lo que algo puede ser. Que logren expresar y hablar todo lo que tienen dentro sin miedo y sin temor.

Recientemente Free Cake for Every Creature terminó una gira por norteamérica. Su más reciente disco, The Bluest Star, está disponible a través de Bandcamp y servicios de streaming.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.