Riot de Verano 2018; aguas locas y un vato surfeando con la gente

Texto: Kennet Muñoz. / Fotos: Irving Borjas / Adrian Cantú.

Estábamos a 36 grados pero se sentían como 40 dentro de Nodriza, había mucha gente que no me había tocado ver y muchas caras conocidas, en un ratito aprovechando el B.Y.O.B me compré una caguamita Miller y un litro de agua; me dispuse a cotorrear con Don Armando y con uno de Los Implantes y todo porque llegué desde bien temprano; cosa que estuvo con madre porque alcancé muchas paletitas de hielo y un vasito de aguas locas para comenzar con el pie derecho el Riot de Verano 2018.

 

Dieron las 9:40 y comenzaron las chicas de Paisajes. La verdad me he preguntado mucho lo siguiente: ¿Qué es lo que tocan? La necesidad del ser humano de clasificar todo lo que conocen me tiene con esa duda desde que las escuché por primera vez pero me siguen gustando bastante. Se armaron un set completo en un lapso de media hora o un poco más pero suficiente para darnos cuenta que están haciendo cosas muy chidas, mejor aún con la penúltima canción The Only One, que en mis palabras siento que es la canción mejor lograda de esta banda.

 

Siguiendo con las bandas y las aguas locas se subió Dan Taylor quiénes con nuevas rolas igual armaron un set chido aunque muy breve. Con las primeras dos canciones me atraparon y está muy chingón que tengan mucha energía, se sintió bastante que ya tenían ganas de regresar a tocar y presentarnos lo nuevo, lamentablemente por alguna razón no duraron mucho arriba del stage y nos quedamos con ganas de más, aunque ya estábamos bien prendidos.

 

Tomar tantito tiempo para ir al baño, refill de aguas locas y un poco de aire fresco y de lejos comencé a escuchar a Cadereira. Honestamente jamás me pasó por la cabeza que algún día fuera a escuchar una guacharaca en Nodriza, tampoco el sonido característico de las rolitas villeras pero pues ya con tres vasos de lo que sea que le pusieron al agua de mango pues me emocionó y me prendió. Estoy seguro que puedo decir de todos los que estábamos allí que fue un buen baile que no sabíamos que queríamos tener. Fue un set muy chingón con algunos covers muy bien hechos y agradezco bastante que hayan durado un poco más que las bandas anteriores. Siento que sería buena idea darle un espacio más grande a estas bandas, porque tenemos que aceptarlo, a todos nos cae con madre una bailada de vez en cuando.

 

Se subieron Los Implantes y la bailada, el calor y las aguas locas no se detuvieron, la neta ya me hacía falta también escuchar algo fuera de lo que se venía moviendo aquí en la ciudad y es que esta banda hizo muy bien su jale con un rock and roll/rockabilly y casi nada de letras, había demasiada energía cuando ellos estaban arriba, sin embargo me di cuenta de algo: si bien sí había mucha gente no se sentía como en otro eventos del Riot, había gente más dispersa y hasta sentía que yo solo me estaba tomando las aguas locas porque no veía que le estaban bajando, ya ni supe cómo fue con las paletitas. Independientemente de si la gente se estaba esperando al headliner o porque en realidad era necesario estar afuera por el calorón se sentía una vibra muy chida y una amistad de todos los que estábamos allí, hasta había alguien leyendo las manos.

 

Boom Boom Kid terminó con la noche y era de esperarse, todos ya estaban dentro y todos estábamos bien prendidos con Boom Boom. La neta no sé para qué pidieron la tabla de surf si al final se terminó subiendo a un case de alguna guitarra de alguna persona de por ahí, la neta sentí que estaba viendo a Iggy Pop, ¿Y cómo no? Si andaba metido desde el 89 pues alguna influencia podría tener. La neta es que me emociona mucho la energía de Nekro y cómo sigue haciendo una conexión muy chingona con su público, todos estaban bien animados, bien prendidos, coreando las rolas y siendo uno con la banda, en un momento llegué a pensar que en realidad era una tocada de Boom Boom Kid disfrazada de Riot pero no fue así; todo estaba acomodado de tal manera que nos fuéramos prendiendo poco a poco y al final terminar dándole a la última banda lo que buscaban, un público entregado y muy prendido acorde al punk y rock y hardcore y quién sabe cuántos más géneros.

 

Terminé muy cansado y medio estado ebrio -como casi todos en el Riot- pero bailé mucho y me reí y me divertí. Al final de cuentas ese era el objetivo, ¿No?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.