MAC DEMARCO; El tipo de morro para los regios

Texto: Jaime Rodriguez / Fotos: Lily Horta

En 2013 gracias al lineup del Festival Nrmal conocí a Mac DeMarco e inmediatamente me hice fan. Un año después pero esta vez como parte el Hellow Festival regresó a Monterrey siendo más famoso y con un show que me encantó. Ahora, cuatro años después pude ver a uno de mis canadienses favoritos (y vaya que tengo MUCHOS) tocar un show solamente para él (más los abridores) en el Escena y así estuvo la noche:

La primera vez que Noah Pino Palo tocó antes de un artista internacional fue el año pasado en el concierto de Local Natives y desde entonces han crecido rápidamente dentro de la escena musical de la ciudad. La verdad no sé cuántos de los asistentes que llegaron temprano (que si eran una buena cantidad) conocían previamente a NPP pero fueron un muy buen público para una banda abridora. Veía a mucha gente bailando y moviendo la cabeza, así como aplaudiendo y prendiendo las luces de sus celulares cada que la banda lo pedía; incluso se escuchó un “¡Woo!” cuando anunciaron que la siguiente canción sería “Polvos Blancos”, el sencillo con el que se dieron a conocer. Los dudes de Noah Pino Palo parecían emocionados por tocar en el mismo escenario que Mac pero también sorprendidos por la forma en la que los recibió el público.

La segunda banda abridora era Swing Atoms y a ellos sí puedo asegurar que nadie del público los conocía (incluyendome). La verdad no hice la investigación que debí antes de reseñar a esta banda pero creo que fue mejor porque escuchaba comentarios como “Ha de estar bien aburrido”, “¿Esos weyes qué?” o “Deberían de tener sólo un abridor”. Afortunadamente, desde la primera canción con la que abrieron su set el público mostró una buena respuesta y en lo personal la música no sonaba nada mal. Los integrantes supieron adueñarse muy bien del escenario del Escena y emocionaron tanto a los presentes que estos mostraban grandes muestras de apoyo hacia la banda. Definitivamente hay que estar pendientes de lo que sigue para Swing Atoms, pues su acto en vivo sorprendió a los que no teníamos grandes expectativas.

Pero finalmente llegó el turno de que Mac DeMarco subiera al escenario y lo hizo con el tema de The Godfather de fondo. “On the Level” fue la primera canción que tocó justo después de presentar a su banda y siguió con “Salad Days” y “No Other Heart”, lo cual me pareció una manera chingona de empezar su concierto.

La verdad es que no soy muy fan de This Old Dog pero tenía mucha curiosidad de escuchar cómo sonaban esas canciones en vivo. Desafortunadamente para mí, estas y el cover a Michael Jackson fueron las más aburridas de la noche gracias a lo calmadas que son la mayoría. Esto, combinado con el hecho de el Escena nos es un venue muy agradable para la vista cuando no estás en los primeros cinco metros después del escenario generaron un poco de descontento de mi parte (¿pero a lo mejor es mi culpa por no plantarme a mero enfrente desde temprano?). Afortunadamente en la segunda mitad pude agarrar un mejor lugar y ver de nuevo a Mac y sus gestos extraños.

DSC_0412

Los arreglos que le hizo a algunas de sus canciones viejas tampoco me gustaron de todo pero obviamente me agarró la nostalgia y cómo sonaban fue lo que menos me importó. Justo cuando anunció Mac que seguía “Still Together” (la canción con la que cerró sus dos anteriores actuaciones en Monterrey) me preparé mental y físicamente para acercarme a la salida del Escena y no estar atorado en la bola de gente que se hace cuando todos quieren salir al mismo tiempo pero para mi sorpresa una vez que terminó la canción Mac intercambió su micrófono por las baquetas del baterista y comenzaron a tocar varios covers empezando por “Under the Bridge” de Ret Hot Chilli Peppers (como en el Nrmal 2018) y siguiendo con “High and Dry” de Radiohead y “Say it Ain’t So” de Weezer, que obviamente fue un combo que me mató. Sí ya sé que suena a que fue un tributo chafa noventero de esos que hacen en el Café Iguana, y la verdad es que si así suena es porque eso fue exactamente lo que parecía. Siguieron improvisando por unos minutos covers a The La’s, 50 Cent (neta) y “A Thousand Miles” de Vanessa Carlton sin saberse la letra. Fue muy divertido y todo al principio pero si llegó un punto en el que lo único que quería era sentarme sin escuchar la voz desafinada del baterista, pero esto se compensó una vez que Mac regresó al micrófono para canta el coro que tanto me gusta de “Still Together”.

Debo de aceptar que de las tres veces que he podido ver a Mac DeMarco esta ha sido la que menos me ha gustado. Sí, el concierto tuvo canciones que me encantan y Mac y su banda se aventaron algunos gags graciosos pero aún así no podía dejar de sentir que este Mac que estaba viendo no era el mismo que vi en el Hellow Festival del 2014, quien se veía disfrutaba mucho cómo su carrera despegaba aún más. Tal vez esa sólo fue mi percepción pero comparando con comentarios que leí sobre su participación en el Nrmal el fin de semana pasado probablemente si necesite algo Mac DeMarco para regresar a ser el “old dog” que conocemos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.