Entre Olas #010 Cómo atrapar a la musa y convertirte en una super estrella del Trap (o un best seller)

Texto: Luis Bernal. / Fotos: Diego Gracida.

Entre Olas es un espacio donde amigos hablan de la vida contemporánea y las diferentes virtudes de la juventud descontrolada. Esta semana Luis Bernal nos habla del trap y las morras.

IMG_1999-Editar

Hablar de musas siempre es jugarle al kamikaze; son crueles y no se dejan atrapar ni mucho menos, o sea, ellas pueden jugar un chingo con nosotros y nuestra mente, pero no hay forma de que podamos aprisionar a una, menos a una del trap. Somos piratas siguiendo el canto de las sirenas, bebemos ron y decimos mamada y media; nos aplaudimos entre nosotros porque encontramos un tesoro pero al final la soledad del mar nos pone a llorar, sin musa, sin nada.

Una mañana cualquiera desperté convencido de poder ser una súper estrella del trap, grabar un sencillo hablando de coca y los labios de una morra que me mama. Nel, no se puede, no es tan fácil. Rimar no es difícil, lo complejo es que tenga sentido y aparte de todo que te crean; en el mundo del hip-hop y sus variantes la reputación es importante. Si el Babo canta que se fuma 10.7 kilogramos de mota se lo crees; si LNG/SHT dice que se enamora de una hipster vegana, se lo crees. De eso se trata. Motivo por el que vengo con este tema hoy: la musa, la creatividad, los mitos que giran en torno a ellas, y por ahí entre sus comentarios me dejan algún secreto para apoderarme de una. Internet nos volvió menos irónicos así que muchas veces hay que explicar bien lo que se desea: ser más creativo, que la musa no se vaya. Paro.

Dejemos claro que, aunque muchas vacas sagradas de la literatura y del rap se aferren a eso, la creatividad no es exclusiva de algunos genios, todos tenemos por ahí, en el fondo un poquito de ella, nomás es cuestión de ponerse a trabajar. Han hecho un montón de estudios cerebrales para encontrar la fuente de la creatividad y precisamente –antes de que piensen que nada tiene sentido y que ando loco– uno de los estudios más raros del tema es uno que conectó cabezas de raperos a máquinas que registraban la actividad cerebral. No es mame. Ya conectados, cual Neo a la Matrix, les pedían improvisar para ver qué pedo, para entender un poco más al cerebro durante un proceso creativo. Todo dio como resultado que el primer paso para conseguir a la musa es la relajación.

Entonces pues va, me levanto y me doy un baño, una puñeta puede ser pero también estar tan relajado apendeja, así que la ducha es el primer paso. ¿Por qué? Obviamente la musa es puñetera por naturaleza y por dos factores que suceden cuando nos damos un buen baño. La dopamina y la distracción. Alice Flaherty dijo que la gente varía en términos de su nivel de creatividad según la actividad de la dopamina en los circuitos del sistema límbico. No entiendo nada, pero el asunto es que por eso las duchas suelen ser proclives a las ideas, el agua caliente, la música, los olores mamalones de las velas (si es que les gusta ese pedo o su morra es muy así) y las sensaciones activan nuestro circuito de la dopamina, como lo hacen el chocolate o coger, hay que coger como animales, chinguesumadre. Eso que de pronto alguien te dice “pues ve a darte una vuelta a ver qué se te ocurre” es muy cierto, a veces estamos empeñados en algo tanto que nos bloqueamos.

Dicho todo esto, apuntamos estas cosas como ingredientes de la receta si es que deseamos una musa para convertirnos en super estrellas del trap o escritores chingones: Relajarse un chingo, distraerse y estar llenos de dopamina.

En este momento me convierto en invitado de algún programa mañanero pendejo donde opinan de todo pero no saben de nada, mi función es la receta para la musa y si no les causa pedo, hagan de cuenta que ya soy el famoso referente del trap internacional o su best seller favorito, no valen cabrones como Yordi Rosado o werevertumorro, tampoco mamen:

Amigos y amigas, por fin logramos conseguir los ingredientes, pero nos falta un componente importante. Ya tenemos el lugar listo a donde les gusta aterrizar a las pequeñas musas, ahora nos resta atraparlas cuando se acerquen. Vayan por un cuaderno, de nada nos sirven si no hay donde escupir las ideas.

Las ideas suelen ser cabronas y muy berrinchudas, peor que novia vegana, neta. Llegan y se desvanecen, comienzan a desaparecer de tu mente como los sueños al despertar, como la morra que en la mañana en lugar de invitarte el café te dice que ya te vayas porque sus roomies no tardan en despertar y está prohibido que estés ahí. No sean cabronas, uno también tiene corazón.

Volviendo al estudio que hicieron con raperos, el escáner era muy parecido al que muestra la actividad del cerebro cuando uno está dormido. Así que es real, las ideas y los sueños están hechos de lo mismo. Así que si andan buscando musa pongan atención a lo que sueñan y mastúrbense en la ducha. Luego me cuentan.

IMG_1953-Editar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s