WIRD FESTIVAL; 5 horas en carretera y 0 horas de sueño

Recuerdo que en el año 2015 descubrí a través de Twitter el cartel de la segunda edición del WIRD Festival, un evento que se realizaba por segundo año consecutivo en San Luis Potosí. Lo que me llamó mucho la atención de este pequeño festival era que incluían como headliners a Citizen y Crocodiles, dos bandas que no habían pisado Monterrey hasta esa fecha. Otra cosa que me atrajo al cartel fue que estaba lleno de propuestas de distintos países y se comprendía de sonidos muy eclécticos que no me esperaba toparme en SLP. Al final por distintas razones no pude asistir al WIRD pero estaba muy curioso de saber qué le depararía en el futuro al festival y aunque desafortunadamente no se organizó uno en 2016, este año regresó con un lineup lleno de propuestas que inmediatamente me llamaron la atención.

El festival se llevó a cabo el pasado sábado 07 de septiembre en el estacionamiento del Estadio 20 de Noviembre de San Luis Potosí y los organizadores prometían más de 12 horas de bandas y DJs (muchos de estos proyectos desconocidos para mí) y vaya que cumplieron. El vibe del festival desde que entré al venue me recordó un poco al Festival Nrmal en sus primeras ediciones gracias al poco espacio que se ocupaba del estacionamiento. Dentro del venue podíamos encontrar a algunos expositores locales en carpas vendiendo su mercancía, así como distintos negocios de comida MUY barata (por lo menos si comparamos los precios con los de todos los festivales regios), así como cerveza fría y más bebidas a un precio que no me podía creer.

Creo que fue hace mucho que asistí a un festival de la magnitud del WIRD, pues he optado por festivales con nombres más grandes pero fue muy grato para mí volver a vivir un festival como este, pues la vibra que se sentía entre la gente era muy distinta a la de festivales más grandes; se veía que la gente iba más a escuchar música que a socializar y ese tipo de público es el que me gustaría ver más en eventos en Monterrey y otras partes de México y no nada más gente que va a coleccionar vasos de plástico.

En cuanto al aspecto musical, la banda que me convenció de ir fue No Somos Marineros, quienes presentaron algunas canciones de su disco D’ARCY junto con otras de su primer disco. A pesar de que creo que los conciertos de NSM son más chingones en venues cerrados la banda ha sabido trasladar esa presencia que tanto los define sobre el escenario y que los ayudó a conquistar a los presentes y enloquecer a los que ya eran fans from hell (entre ellos Diego, nuestro director de arte). Luca Bocci fue uno de los actos que descubrí apenas vi el lineup del festival y fue amor a primera escuchada, por lo que se convirtió en el acto que más quería ver y para nada me decepcionó este argentino que salió a tocar solo con una guitarra y su voz pero fue lo único que necesito para conquistar a todos los que estuvimos entre el público.

Otros actos que disfruté mucho fueron HIDE, una banda de Chicago con un sonido que podría describir como industrial/electrónico pero punk, aunque esas palabras no le harían justicia al interesante show y la presencia que muestran en el escenario. Espejo Convexo es un dúo de CDMX con un sonido muy post-punk que me tocó ver temprano y me hizo desear verlos en un lugar con luces apagadas gracias a lo oscuro de su música.

Aparte de las bandas, hubo mucha presencia de DJs durante la noche y aunque los beats de todos me parecieron interesantes si me llegó a parecer un poco repetitivo escuchar tanta música para bailar. Aún así creo que Tayhana se merece un shout out por aventarse un set tan largo y no dejar que el público decayera. El cierre del festival fue a cargo de Container, un gringo que con una mesa llena de sintetizadores y pedales salió a romperla. Si ya estaba cansado de bailar, Container me ayudó a recuperar energías y empezar a moverme como poseído por un buen rato.

Fue una jornada larga y con bandas y sonidos muy interesantes pero les puedo reasegurar que el WIRD con su manera D.I.Y. de hacer las cosas tiene un toque muy especial que creo que otros festivales van perdiendo conforme crece. No sé si es porque está en un lugar que no tiene una escena musical tan grande como San Luis Potosí (y eso lo dijeron un par de potosinos con los que platiqué) pero espero que el WIRD siga siendo el secreto mejor guardado más grande del centro del país.

OCEANSS

ESPEJO CONVEXO

NO SOMOS MARINEROS

LUCA BOCCI

 

OLY

HIDE

ANTWON

TAYHANA

CONTAINER

Un comentario en “WIRD FESTIVAL; 5 horas en carretera y 0 horas de sueño

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.