THE GROWLERS; El misticismo detrás de su música.

Texto: Marco Marín

Era el año 2013 cuando yo tenia solamente 18 años, abrigado por el calor del tequila en aquella navidad mientras la noche cedía más y más a ser parte de nosotros, yo jugaba al póker mientras fumaba un Delicado rojo y pretendía ganar la partida, fue entonces que al fondo de la casa sonó algo que cambiaria mi vida, se trataba de “One Million Lovers” de The Growlers, canción que un amigo me recomendaría mas tarde.

No podía precisar el auge de emociones que estaba experimentando bajo el efecto del alcohol y alguna otra cosa mas, la cocina estaba inmersa en humo y sobre la mesa había vasos para shots, mientras una Virgen María me observaba postrada en la pared al sonar de un delicado synth al comienzo y una carismática voz de Brooks Nielson, vocalista de la banda.

La agrupación, fundada en el año 2006 en Dana Point, California, consta de una muy respetable trayectoria de seis albums de estudio, pasando así por diferentes sellos discográficos como Everloving Records, Fatcat Records Smack Face Records estos dos últimos como distribución en Europa y Australia. Han compartido escenario en tours con bandas amigas como The Black keys, Night Beats y el mismísimo Devendra Banhart. También me parece relevante mencionar que son concebidores del Festival Beach Goth (cuyo nombre proviene de un cassette de la banda), que ha tenido en sus lineups a talentos como King Krule, Surf Curse, Future Islands, Bon Iver y James Blake, entre otros. Hoy en día dieron a luz a un nuevo festival que lleva por nombre The Growlers Six, contando con actos como Modest Mouse, Yeah Yeah Yeahs, Danny Brown, Julian Casablancas + The Voidz y más para el próximo 28 y 29 de octubre (una semana después de venir a Monterrey). A su vez han podido entablar relación con el sello Cult Records de Julian Casablancas para ser parte de su rooster con su material mas reciente, City Club.

Definirlos puede parecer fácil a primer intento, pero The Growlers es un grupo que tiene mucha particularidad en su identidad desde el primer hasta el último álbum, teniendo como sonido base el garage, pop y la psicodelia. Se alimentan intelectualmente de un folclore mexicano, así como de un aire beach característico en bandas de la west coast, dando así el detónate perfecto para el disfruste del oyente.

Acogidos de un aura hippie setentero, y provenientes de una ciudad costera, su música nos inclina a viajar a otras épocas reflejándonos la playa, un picnic, un paseo en longboard o bicicleta y, ¿por qué no? Una noche bebiendo en los suburbios de Tijuana como si fuéramos Ritchie Valens apunto de conocer La Bamba. Sus letras llenas de humor, desamor y tristeza, nos hacen compañía en las noches solitarias pero también en las noches acompañadas y envueltas en alcohol. Visualmente nos presentan videos de vida libertina, animaciones, VHS de toques sepias que ofrecen a nuestra moderna actualidad un pequeño vistazo del pasado.

Dignos de echarle un ojo en su próxima visita al festival Live Out, la banda ya está familiarizada con México, pues han grabado y también tocado en CDMX y Puebla, aunque a pesar de eso imaginarlos en Monterrey parecía algo poco creíble hasta la fecha. Hung at Heart y Chinese Fountain son dos albums básicos que recomiendo para iniciarse en su música, avanzando entre canciones como “Someday”, “One Million Lovers”, “Purgatory Drive”, y “Not The Man” notarás que tu amor por ellos irá creciendo. The Growlers es la banda que vino a recordarnos lo bueno que era todo antes.

The Growlers forma parte de la tercera edición del Live Out en Monterrey este próximo 21 de octubre. Aún quedan boletos disponibles aquí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.