Entre Olas #003 Tiempos de Silencio

Texto: Luis Bernal.  /  Fotos: Gracida.

Entre Olas es un espacio donde amigos hablan de la vida contemporánea y las diferentes virtudes de la juventud descontrolada. Esta semana Luis Bernal nos cuenta como quedarse en silencio a veces es lo mejor que puedes hacer.

IMG_20161219_0012

Hay días que es más fácil salir de las drogas que de la cama. De tiempo en tiempo siempre acaba llegando un período en el que no escribo nada. Un período de días o semanas en el que no hay nada para decir. O al menos así pareciera. Jorge Luis Borges escribió: “Cada persona que pasa por nuestra vida es única. Siempre dejan un poco de sí y se llevan un poco de nosotros. Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrá de los que no nos dejarán nada. Esta es la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad.” No se equivocó. Fuimos coincidencia, fuimos encuentro y fuimos enseñanza. Pero fuimos. Hoy no quiero ser si no es aquí en la cama viendo por quinta vez Breaking Bad apestando a vino barato del Oxxo.

Tengo un momento de debilidad; un momento de mierda en realidad. Supongo les pasa que atraviesan por ese instante en el que se piensa que hubiera sido mejor caer muerto, de verdad. Y de todo corazón (ya hablo como güey borracho), no entiendo. No entiendo cómo funciona. No entiendo qué se supone debo hacer. Estoy cansado, estoy triste y molesto. Estoy solo. Es triste porque muchas veces, casi siempre, a veces, solamente estoy.

Hay tiempos en los que leo mucho, me intereso (y me intenséo) por algún tema en particular, investigo y medito al respecto; la inspiración me atraviesa seguido y tengo mucho que decir. A veces llego a ideas nuevas, epifanías, las pienso mucho, las desarmo parte por parte, y las escribo. Otras veces me basta con salir un poco y que la fiesta me tome de su pendejo. Siento gran emoción por un nuevo descubrimiento personal, aprendo algo nuevo y valioso para mí, y cambio puntos de vista viejos por otros más nuevos. Pero después llega un momento en que todo eso se acaba. La emoción desaparece lentamente, lo nuevo deja de serlo mientras se vuelve parte de mi naturaleza, y todo se vuelve más calmo y silencioso. Chingada madre.

IMG_20161219_0021

Viví años creyendo que siempre necesitaba mejorar. Pero nunca era suficiente. Estaba ganchado con la idea de que no era mi mejor versión, y en todo momento me encontraba inconforme conmigo mismo. Y quizás eso llevó a que hoy me pase esto, a que me sienta raro cuando llegan estos tiempos vacíos. Surgen preguntas en mi mente. ¿Por qué de repente ya no estoy inspirado para escribir?. ¿Estoy haciendo algo mal?. Claramente encuentro dificultad para estar en silencio conmigo mismo, a mi mente le resulta incomodo y es cuestión de tiempo para que empiece a llenarme de preguntas e incógnitas de esas que no tienen valor alguno, que sirven nada más para ponerte nervioso y ansioso. Incómodo.

IMG_20161219_0007

El silencio prolongado nos incomoda. No somos practicantes de la calma y la pasividad. Al menos yo no lo soy, me caga. Yo me siento bien en el caos. ¿Será porque desde pequeños nos enseñan a no parar nunca? Qué más podemos esperar, si hemos adiestrado a nuestra mente para no detenerse. Para saltar de un asunto a otro. Cuestionar. Resolver. Aprender. Planificar. Pero ahora entiendo que esto que me pasa no es algo malo. Es algo normal, de hecho.

IMG_20161219_0022

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.