CARRUSEL DE NIÑOS; ya estoy viejo pero nunca viejo.

Texto: Pepe Reyes.
Fotos: Gracida.

Cada fin de semana están saliendo más y más eventos que exponen las nuevas propuestas musicales en la ciudad, esto me anima porque pienso que la escena ya está en su punto (espero que no caigamos en las rutina y nos aburramos). Este fin no fue la excepción, nos tocó ir a recordar la infancia con Juniors del Gueto y su Carrusel de Niños, en una tocada muy fuera de lo convencional, cuando llegamos a el lugar Salón Vasco de Quiroga pensé “llegue a una boda de chicos darks”, me sorprendió ver a tanta gente que se veía que se la estaban pasando genial, el lugar estaba ambientado con imágenes de niños estrella y como noche de graduación y aparte +100 pts por estar climatizado. Buena elección hacerlo ahí y buena organización y seguridad para agarrar fiesta sin miedo.

CARRUSEL_61

La velada que nos transportó al pasado empezó con los chicos sucios de Sushimilco, con su melodía tan adoc al evento, automáticamente el recinto se convirtió en la típica escena del prom en una película de adolescentes. Ya sabia yo que mis pies me iban a doler acabando su set. Y se echaron un cover de Denver subiendo a Alex de Drims al escenario. ¿Quién dice que el cross-over perfecto no existe? Es increíble como se está marcando esta generación de bandas nuevas, con Drims, Sushimilco y DeLeón como mayores exponentes.

Regresando del viaje por unas cuantas cheves porque somos responsables y sedientos. Drims ya estaba en el escenario y con su ritmo adolescente (hablando de niños con talento) y energía nos puso nostálgicos, verlos en el escenario divirtiéndose y bailando me hizo recordar el sueño de prepa de ser todo un rock star y hacer lo que más nos gusta, contagiaron a la raza del público que no se espero y hasta un mini slam hicieron, sin duda estos chavos están haciendo algo bien y es que no está de más mencionar que en lo poco que llevan tocando en la escena ya la gente los busca por qué saben que donde ellos se presenten van a pasar un buen rato. La rola más coreada: “Todas las Chicas”.

Después de unos cigarros y tratando de evitar que la cheve se caliente vimos a los chic@s de Heterofobia que aunque nunca los había visto, con su punk y letras densas, dieron el contraste que la gente necesitaba para gancharse, ellos venían con la actitud, una morrita bajista con un parche y un frontman que con la actitud de la vieja escuela punk dio todo por su show y aunque la raza no se prendió al punto de hacer un desmadre, él no se agüito y siguió con su show, gritaba, bailaba se bajo del escenario y entraba en un  trance que captaba la atención de quién lo viera (increíble que la gente hizo más desmadre con una rola de Drims que con el truepunk de heterofobia).

De ellos no escuche que corearan las rolas pero si vi a una chica súper prendida y no puedo sacarme de la cabeza una parte de una canción en la que el vocalista gritaba con más energía todos están podridos!!!!

Ya entrada la noche Juniors del Gueto nos hizo ponernos profundos, acompañados en algunas canciones con la bajista de Heterofobia, nos hicieron corear sus letras pegajosas, sólo quería saber con qué nos sorprenderían en esta noche y dieron en el punto cuando en medio de una canción sacaron una piñata y la rompieron (a huevo dulces!). Cada que terminaban una canción nos dejaban queriendo más, y lo mejor de todo es que traían más y más para nosotros, se entregaron al público y eso es algo de admirar en una banda. La canción más coreada o mejor dicho las canciones más coreadas fueron “Si lo Permitimos” y “Cada Noche es lo Mismo”.

Para cerrar la noche y ya enfiestados y cansados se subió al escenario Villa Lobos que aunque yo no los había visto en vivo, no me fui decepcionado, aparte el humor sarcástico y ácido de Rodrigo nos divirtió mandando saludos a su novia, a los memes feos de la escena y con su trip medio funky psicodélico nos hizo prendernos y bailar a la raza, con 2 teclados que nos llegaban hasta los huesos y unos ritmos de bajo que te ponían a bailar nos convertimos en esa fauna nociva, la gente quería mas, valió la pena quedarnos hasta el final y prendió lo suficiente como para que te dieran ganas de seguirle de after en el Astro, sin dudas fue un fiestón y el lugar y el ambiente estuvo genial.

Para quienes se lo perdieron, ojalá y se repita el prom de la escena y para quienes no, guárdenlo en sus memorias por siempre esa noche.

CARRUSEL_04

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.