ELA MINUS: Un volcán nos va a acabar

Texto y Fotos: Gracida.

Era día de final, la liga MX presenciaba su juego de ida en el estadio regiomontano, pero eso equis, ya sabemos que ganaron los tapatíos. Yo vengo a hablarles de otro gran suceso ese día jueves, Ela Minus, de Colombia, visitaba el norte del país como parte de su gira en México, y fue gracias a nuestros beffis de Alianza que realizo un show íntimo, personal, y mágico.

Llegamos a las instalaciones del French Fried un poco antes de las 9, y por razones futboleras el show tuvo que retrasarse un poco, después de unos dos goles en 4 minutos nos pasamos a la planta de abajo para empezar a disfrutar el show. Patricio Casablanca abrió el show con un sonido nuevo y fresco (al menos en la escena Mexicana), con unos tintes de Robert Delong y Chad Valley en acido y con guitarra eléctrica. No pude encontrar sus rolas en plataformas digitales ni una fan page en Facebook, pero atentos en Waves que estaremos al pendiente de compartir sus próximos shows.

Ahora sí, Ela Minus. Una playera del uniforme clásico de la UANL. Unos sintetizadores que eran la única fuente de luz en todo el venue. Una frase pegada que decía BRIGHT MUSIC FOR DARK TIMES. Ésta sería la forma perfecta de resumir su show y su acomodo en el escenario, solamente ella iluminada, solamente su música sonaba entre los oídos de los asistentes danzantes, ningún pie sin moverse, ninguna cabeza sin zangolotear, ni una mirada que no estuviera dirigida a la colombiana.

Una dulce voz fue lo único necesario para transformar un lugar frío en un campo de flores donde todos nos detuvimos a ver las nubes. Ela siendo la única persona visible en el lugar, bailaba, y cantaba, y sonreía mientras tocaba sus sintetizadores, y volvía a cantar, y en algún punto me miro fijamente a los ojos mientras un volcán nos va a acabar, me puse muy nervioso, la necesidad de esconderme atrás de mi cámara era más que otras veces. (see picture below)

ELAMINUS_09

Para finalizar, nuestra guía a un mundo alternativo, se bajó del escenario para acabar con abrazos de los asistentes mientras tocaba su última canción. (Aquí es donde quiero disculparme nuevamente por usar el flash de la cámara en esta última parte) y con aplausos emocionales y gritos de satisfacción musical, nos despedimos de una gran noche en el French Fried.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.