Reseña: Baile eterno en la Noche Junglil 2

Texto y Fotos: Lily Horta

El pasado sábado 25 de febrero, nos lanzamos al Catalina Rock Bar, era la primera vez que íbamos entonces estábamos emocionados por ver el venue y checar las banditas que Casa Buenaventura nos juntó para la noche. Todas las bandas tenían algo en común: traían música para bailar, sintes con onda dreamy y letras. Después de varios ajustes de soundcheck el evento empezó con Sushimilco. Estos divos traían una onda disco pop o en sus palabras “el pop más sucio de la ciudad”; los moves exagerados y los comentarios del vocal hacían que el concepto de Sushimilco se entendiera aunque no sabíamos bien qué era exactamente. Como personas curiosas que somos, cuando acabaron su show les preguntamos de dónde sacaron el nombre y nos dijeron que el vocal tiene un sushi tatuado en la nalga, lo cual preferimos creer y no comprobar; esto lo mezclaron con la idea inicial de llamar a la banda “Xochimilco”. En fín, traían al público bailando sin inhibiciones y fue un buen inicio para un show lleno de propuestas moviditas.

Después de Sushimilco se presentaron nuestros chicos de oro Drims. Aunque tengan poco en la escena ya se han convertido en una banda consentida; los morritos se armaron un show que prendió a todos y ya hasta algunos se sabían las letras de todas sus rolas. Ahí se andaba celebrando el cumple de Alex (vocal), ya todo un jovenazo rompecorazones. Entre sus visuales hasta tenían a Ramona Flowers (Scott Pilgrim vs. The World), ya con eso tenemos para que se conviertan en nuestros nuevos favs. Esperamos que estos #TeenagersInLove sigan desarrollando y amarrando su dream pop para llegarle a más no-tan-teens.

Juniors del Gueto fueron los terceros en tocar y a pesar de tener letras sad, el show estuvo chido y siguió movida la noche; su onda indie rock no dejó a nadie sin mover la cabeza. Ya para cuando fue el turno de Villa Lobos, la mayoría (incluyéndonos) estábamos con varias cheves encima y el tropic-disco nos cayó en el momento justo para bailar e intentar otras técnicas de foto. Los visuales junto con la propuesta hicieron que fueran uno de nuestros favoritos de la noche. Para cerrar con broche de oro, los veteranos, 60 Tigres tocaron unas cuantas rolitas. Entre ellas Jugoso, una nueva que ni ha salido (prontó saldrá nuevo LP), Hay Más, entre otras.

Quedamos encantados con el lugar y las propuestas que se juntaron. Conocer nuevos proyectos y sobretodo darle la oportunidad a chavitos de subirse al escenario sin subestimarlos y dejar que nos sorprendan está bien bonito y es de lo que se trata la música. El cotorreo, las cheves y los penosos pases de baile no faltaron.

Para ver más fotos puedes ver nuestro álbum en nuestro Facebook.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.