Reseña: The Volture en el Nodriza

Ya casi se cumple un año del lanzamiento de Egypto, el más reciente disco de The Volture pero no se había presentado en Monterrey aún. En ese lapso de tiempo salió también Egypto Redux, un disco con remixes de cada tema del álbum y se pactó una fecha de la banda regiomontana en el cinema Río 70 de nuestra ciudad pero tuvo que ser cancelada, por lo que muchos nos quedamos con las ganas de ver estos temas nuevos en vivo. Afortunadamente la espera terminó y por fin, después de meses, la banda liderada por Maurizio Terracina ofreció un concierto ideal para cerrar el año en el Nodriza el pasado 23 de diciembre.

El concierto lo abrió Danzantes, la banda local regia que en unos cuantos días sacará a la luz su nuevo sencillo, el cual nos adelantaron ese día. Su set fue corto pero muy disfrutable, tal vez su sonido no va tan de la mano con el de The Volture pero de alguna forma no se sintió fuera de lugar.

Pocos minutos después de despedirse tomó el escenario fLIP Tamez, quien como Terracina tiene ya mucha historia dentro de la escena local. Si el sonido de Danzantes es distinto a The Volture, el de fLIP Tamez y su banda está mucho más alejado, pues suena más alegre y hasta más bailable que las demás bandas del cartel. El público aún no llenaba el lugar pero los que estuvieron presentes parecían disfrutar de fLIP, quien a diferencia de The Volture si tocó unas cuantas veces durante el año en la ciudad.

Poco antes de la una de la mañana Maurizio Terracina tomó el escenario junto a sus colaboradores, entre ellos fLIP Tamez, quien permaneció en el mismo lugar que ocupó durante su set y tocando la guitarra. Para ese entonces el Nodriza ya lucía abarrotado por toda la gente que esperó para ver a The Volture en vivo desde que se canceló su anterior concierto en octubre. Así, a muchos nos tocó escuchar por primera vez en vivo canciones como “Lluvia Dorada” o “Tras de ti” pero también algunas del disco debut de The Volture como “Cadaver” o “Lo que nos separa”. Aunque Egypto tiene una influencia más electrónica que el disco homónimo, en vivo parece no importar tanto, ya que las canciones de ambas eras suenan muy similares.

A pesar de la espera, el concierto fue justo lo que esperaba, aunque si me queda la duda de qué tal se viviría un concierto así en un venue más grande como Río 70 (donde te tienes que sentar en las butacas). El hecho de que la presentación se hiciera en un lugar tan reducido ayudó en que se sintiera una mayor conexión con el público, pues se escuchaban varios haciendo peticiones a Terracina y su banda en varios momentos, lo cual hizo que se sintiera como una tocada pequeña y local, como se suelen vivir otros eventos en el Nodriza.

img_1115

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.