Review: Doctor Strange: Hechicero Supremo

Texto: Jaime Rodriguez

Ocho años han pasado desde que el Universo Cinematográfico de Marvel (MCU) se creó con la aparición de Iron Man en el cine. Desde ese tiempo hemos sido testigos de diferentes superhéroes, algunos tienen origen alienígena, vienen de otras épocas y otros son simples seres humanos que por alguna razón obtienen habilidades que los distinguen de una persona normal, pero lo que todos tienen en común es que la ciencia (o por lo menos la ciencia del MCU) da rienda suelta a sus historias. Esto, sin embargo, está a punto de cambiar con el estreno de Doctor Strange: Hechicero Supremo, un héroe de los cómics de Marvel cuyas habilidades y origen están más ligados con la magia y lo sobrenatural.

El debut de Doctor Strange en los cómics se remota al año de 1963 y desde entonces ha servido para que Marvel explore la metafísica y el ocultismo que más tarde se haría presente en la mayoría de sus historias. En esta adaptación cinematográfica, la historia no se aleja tanto de los orígenes de las historietas: Stephen Strange (Benedict Cumberbacht), un exitoso y egocéntrico neurocirujano se ve envuelto en un accidente de carro que ocasiona que los huesos de su mano se rompan y no pueda volver a efectuar cirujías, lo cual arruina su carrera. Strange se somete a diversos procedimientos quirúrgicos pero ninguno de ellos parece funcionar, por lo cual busca ayuda en lugares poco ortodoxos para curar su condición, encontrándose con The Acient One (Tilda Swinton), quién le enseña que hay cosas más allá de lo que ve el ojo humano.

La verdad es que soy muy fan de las películas de Marvel y estaba muy emocionado por ver cómo se manejaría este nuevo rincón del MCU y cómo se conectaría con las demás historias de los Avengers que ya hemos visto en pantalla. Siendo esta la película número 14 de este estudio, logré encontrar algunas de las fallas que han tenido las anteriores entregas pero también varias cosas que la hacen sobresalir:

Los efectos especiales son los mejores que hemos visto de Marvel hasta la fecha

doctor-strange-buildings

Los visuales son una parte esencial de un blockbuster de este tamaño y se nota que exprimieron cada centavo que se les destinó del budget de $165 millones de dólares. Doctor Strange introduce el concepto del multiverso y las realidades alternas y la manera en la que los plasman a través de los efectos visuales es digna de aplaudirse, no me sorprendería verla nominada en esta categoría en los Premios Oscar en los próximos meses. La película nos hace viajar a través de un mundo de espejos, proyecciones astrales y edificios que se rompen y se vuelven a formar abstractamente como un cubo de rubik (esas secuencias terminan siendo similares a lo que logró Inception en las escenas de sueño).  De hecho, en este último caso es fácil que perdamos la noción de todo lo que está pasando en la pantalla, pues hay varios personajes corriendo por todos lados y la gravedad parece perder todo sentido, eso en vez de perjudicar la acción la hace una experiencia visual como ninguna otra y amerita ver el filme una segunda vez para dar mayor sentido a lo que acaba de pasar. Si lo tuyo son las drogas psicotrópicas, tal vez consideres verla bajo los efectos de una de estas gracias a lo increíbles y psicodélicas que se ven estas secuencias.

La inclusión de Tilda Swinton provee de misticismo a esta historia

tilda-swinton-doctor-strange

Cuando se anunció que Tilda Swinton se uniría al cast como The Ancient One, un hombre asiático en los cómics, las críticas no se hicieron esperar gracias al llamado whitewashing que sigue existiendo actualmente en Hollywood. Para bien o para mal, su actuación en Doctor Strange es esencial para la película, pues le imprime una gravedad al personaje que es de esperarse de una actriz como ella. Esto se nota desde la primera vez que la vemos en escena, ya sea peleando con los villanos o interactuando con Strange, Swinton logra sobresalir.

Lo mismo me gustaría decir del cast secundario, el cual incluye a Rachel McAdams en el papel de Christine Palmer, el forzado interés amoroso, Chiwetel Ejiofor como el mentor/sidekick Mordo o Benedict Wong como Wong, pero no es así. Algunos de estos actores tienen sus momentos de brillar pero no se comparan con la sutil actuación de Swinton.

Por su parte Benedict Cumberbacht cumple con el papel. Esencialmente Stephen Strange es muy similar a Tony Stark, sin embargo, por más buen actor que sea Cumberbacht, no logra replicar el carisma que Robert Downey Jr. le imprime al crétino de metal que tanto amamos. Esto es un algo negativo, pues hay escenas donde Strange hace chistes y no en todas sale muy victorioso. Tal vez si lo hubieran escrito como un personaje un poco más serio y egolatra que fuese incomprendido por los demás personajes hubiese funcionado mejor. De todas formas estoy seguro de que con algunas actuaciones más, Cumberbacht se sentirá más cómodo en el personaje. Lo cual nos lleva al siguiente punto…

Los villanos siguen siendo la parte débil del MCU en el cine

landscape-1469463742-doctor-strange-kaecilius2

Parece requisito que las películas del MCU nos den antagonistas algo sosos y no muy bien construidos. De hecho creo que es algo de lo que ya no me debería de estar quejando pero es que después de ver el excelente trabajo que hacen Marvel y Netflix con las series de Defenders de traernos villanos con personalidad, historia y motivaciones definidas se hace más evidente el problema de los filmes. Incluso más si tomamos en cuenta que es el excelente Mads Mikkelsen quien da vida a Kaecilius, de quien conocemos más a través de los diálogos que tienen otros personajes que por las acciones que éste tiene cuando está en pantalla. Está claro que esto podría no cambiar en las entradas futuras del MCU (desde Loki en Avengers no hay un villano memorable), pero esperemos y Thanos resulte ser una mejor amenaza cuando sea su turno de hacerle la vida imposible a los Vengadores…

Las historias de origen ya nos tienen un poco cansados

benedict-cumberbatch-doctor-strange

Sí, entiendo que debemos de ver el viaje de los héroes y saber cómo obtuvieron sus poderes (lo cual en el caso de Doctor Strange es fundamental) pero la fórmula de las historias de origen de Marvel ya la hemos visto hasta el cansancio. Tal vez con un diferente estilo la hubiera estado mejor contada. Aunque la película avanza rápido para mostrarnos a Strange aprendiendo a hacer uso de sus habilidades, pero hubiese sido distinto si comenzaramos con un Strange más experimentado, ver el conflicto introducido en la historia y que nos contaran cómo llegó a ese punto a través de flashbacks, similar a lo que hizo Deadpool de Fox a principios de año o las series de Netflix en sus varias historias (perdón que las mencione de nuevo, pero son un buen referente para comparar). Aquí la clave es que Marvel se atreva a experimentar y buscar nuevas maneras de contar sus historias sin que estas sean tediosas, algo que los vimos hacer con Guardians of the Galaxy y probablemente veamos con Spider-Man: Homecoming el próximo año.

La inclusión de la magia en el MCU es emocionante

https3a2f2fblueprint-api-production-s3-amazonaws-com2fuploads2fcard2fimage2f714532f65036b270a59465a846773edde722fa8

Como mencioné antes, las películas de Marvel se basan, en su mayoría, en elementos de ciencia ficción para contar sus historias, por lo cual ver cómo lo sobrenatural hace su aparición es uno de los puntos fuertes de Doctor Strange. Al ser un hombre de ciencia, en un principio Stephen Strange duda sobre la veracidad de las habilidades de los hechiceros, pero es un viaje por mundos que nunca antes se hubiese imaginado lo que lo hace “abrir su tercer ojo”.  A través de mucha exposición conocemos cómo es posible conjurar armas para pelear, abrir puertas a otras dimensiones y a jugar con el espacio-tiempo, aunque lo más interesante es lo que no nos cuentan, pues como dice The Ancient One: “Hay cosas que no requieren explicación”. Probablemente los Avengers tengan la misma reacción escéptica que Strange al conocer esta parte del universo una vez que crucen caminos, lo cual va a hacer más interesante las historias que veamos en el futuro.

¿Vale la pena ver Doctor Strange?

Sí, con todos los puntos negativos que implica una película del MCU, estoy seguro de a los fans de estas les va a gustar, incluso a los que no sigan fervientemente los filmes de la casa de las ideas. Podrá no salirse de la norma en cuanto a su historia, personajes y la manera en la que está contada pero Doctor Strange es la entrada más experimental que Marvel Studios ha realizado hasta la fecha. Vayan a verla por la conexión a las demás películas, quédense por los impresionantes efectos, las escenas post créditos y Tilda Swinton.

Doctor Strange: Hechicero Supremo ya se encuentra en las salas de cine en México.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.