La tecnología nos lleva a los lugares más oscuros en Black Mirror

Texto: Jaime Rodriguez

¿Qué pasa cuando la tecnología sobrepasa a la humanidad? Esa es la interrogante que Black Mirror, la serie británica creada por Charlie Brooker, se ha preguntado a través de tres temporadas. Desde su estreno en Channel 4 en 2011, este drama de ciencia ficción nos relata en cada episodio historias sobre los avances tecnológicos y cómo los humanos reaccionamos ante ellos. Aunque no siempre con resultados satisfactorios.

En las primeras dos temporadas hemos visto historias ambientadas en la realidad como The National Anthem, donde un grupo delictivo secuestra a una princesa y piden al primer ministro tener sexo con un cerdo en televisión para liberarla. También hay historias donde vemos cómo sería la vida con inventos que quisiéramos fueran reales. Tal es el caso de Be Right Back (mi episodio favorito hasta ahora), en donde, tras la muerte de su novio, una mujer tiene la opción de crear un clon basado en lo que él ha subido a sus redes sociales.

Black Mirror ha sido aclamada por la crítica por sus ingeniosas historias, excelente cinematografía y los castings tan atinados, pues hemos visto a Jon Hamm, Hayley Atwell y Domhnall Gleeson, entre otros dar vida a los distintos personajes. Se convirtió en algo así como una serie de culto, haz de cuenta un Twilight Zone de la tecnología, o por lo menos eso era antes de que Netflix ofreciera comprar los derechos a nivel mundial y brindarnos dos temporadas más.

La tercera temporada, que se estrenó hace sólo unos días en la gran plataforma de streaming, trae consigo algunos cambios: mayor budget, actores más reconocidos y más episodios que lo habitual, aunque la esencia de la serie sigue siendo la misma. Los seis episodios con los que cuenta esta nueva entrega son muy distintos entre sí, tocando temas como el cyberbullying, los ataques de hackers, los peligros de usar social media y el realismo de los juegos de video.

black-mirror-season-3

El capítulo con el que esta temporada abre es una historia de terror contada sobre un aparentemente mundo agradable de tonos pastel. Lo que este episodio llamado Nosedive nos plantea es una realidad en el que todas nuestras acciones en la vida real son calificadas por los demás en una escala de una a cinco estrellas. Así, si una persona te cae mal podrías darle un rating de una estrella, lo cual bajaría la categoría de la otra persona y perdería ciertos beneficios de los que sólo los usuarios con alto puntaje gozan (algo así como cuando calificas a tu chofer de Uber pero a cualquier acción que realices). Esta una historia entretenida y desgarrante escrita por Michael Schur y Rashida Jones (el creador y una de las actrices de la serie de comedia Parks and Recreation), quienes llenan de humor negro el viaje de Lacie, interpretada perfectamente por Bryce Dallas Howard, quien da todo de sí para interpretar al personaje desde cuando está en su zona de confort hasta su eventual caída. Nosedive resulta ser una excelente crítica al mundo de las redes sociales y nuestra constante búsqueda de aceptación en las mismas.

En contraste, el tercer episodio, llamado Shut Up and Dance, es un poco menos gracioso pero igual de entretenido. Este cuenta la historia de Kenny, un joven que está siendo extorsionado por uno (o varios) hackers que amenazan con revelar un terrible secreto. Esta es una situación que no está tan alejada de la realidad y que a cualquiera le podría pasar, lo cual lo hace muy terrorífico y logra que tengamos empatía con su protagonista, quien tal vez no merezca que nos sintamos mal por él.

black-mirror-playtest-1-10192016

Esta nueva temporada también incluye el episodio más largo que ha hecho la serie llamado Hated in the Nation, en el cual se muestra lo letal que puede ser el cyberbulling con un twist que  de seguro no vas a ver venir. Aunque no todo puede ser perfecto, pues el segundo y quinto episodio demuestran no ser tan interesantes. Playtest nos da la historia de un viajero estadounidense en Europa que trata de hacer dinero probando un videojuego de horror de realidad virtual MUY real, mientras que Men Against Fire muestra un futuro post-apocalíptico donde un grupo de soldados tiene que exterminar a unos ¿mutantes? conocidos como “Roaches”.

Sea cual sea la premisa, lo que siempre tienen en común las entregas de Black Mirror es que las historias son muy oscuras, con finales deprimentes y nos muestran cómo la tecnología nos puede convertir en horribles personas. Aunque lo más interesante de esta temporada es San Junipero, el cuarto episodio de la serie que es distinto a todo lo que habíamos visto anteriormente, no sólo en la temporada, sino en la serie.

blackmirror_ep1_san_junipero_0282r

San Junipero nos presenta a Gugu Mbatha-Raw y Mackenzie Davis (¡de Halt and Catch Fire!) como Kelly y Yorkie, dos mujeres que se enamoran en los años 80 y cuyo amor “trasciende las fronteras del espacio-tiempo”, tal como dice la sinopsis oficial. San Junipero es un episodio muy especial que te deja con ganas de quedarte con los personajes en este viaje que ambas están haciendo, pues te muestra cómo ha sido la vida de ambas antes de conocerlas y por las cosas que han sufrido. Creo que no puedo decir más de esta historia sin dar spoilers pero al final resulta ser un break de todas las cosas horribles que vinieron antes (y las que vendrán). Probablemente el episodio fue situado estratégicamente en la mitad para recuperarnos de la depresión en la que esta serie nos podría llegar a poner.

Aunque no es del todo perfecta (como nuestro futuro, según la misma serie), la tercera temporada de Black Mirror es una excelente opción para ver de una sentada y disfrutar/sufrir con lo densa y original que es. Definitivamente después del último episodio te quedas con ganas de más, aunque habrá que esperar hasta el próximo año para tener los otros seis capítulos que conformarán la cuarta temporada. Pero bueno, si ven la serie y después no leen más de mí probablemente entiendan la ansiedad que me causa ahora encender mi computadora y celular, porque como Black Mirror me enseñó: el internet y la tecnología son lugares horribles para vivir.

La tercera temporada de Black Mirror ya está disponible a nivel mundial en Netflix.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.